1. Home
  2. TESTIMONIOS
  3. Joaquín Romero Salord y un «invitado imprevisto» que le condujo directo al Cielo

Joaquín Romero Salord y un «invitado imprevisto» que le condujo directo al Cielo

98
0

No te pierdas la impresionante historia de Joaquín Romero, otro buen hijo de Dios a cuya intercesión encomendar tus problemas y anhelos. Todo antes que caer en la desesperación. Porque Dios vive. Y vive para ti, y vive a través de los que estuvieron muy cerca de Él, entregados a su santificación durante su tiempo en este mundo.

Joaquín Romero, es el invitado imprevisto que te presentamos aquí a través de alguien que lo pudo conocer muy bien, su amigo y vecino José María Carrió. Es testimonio de la vida ofrecida con una sonrisa, en secreto y en oración por la salvación de las almas.

En esta ocasión tenemos el privilegio de que José Carrió (Pep) haya podido conocer muy de cerca a uno de esos «santos de la puerta de al lado» que bien podrían subir a los altares. Pep Carrió nos da invita a conocer a Joaquín Romero Salord y nos cuenta por qué han emprendido con ilusión la aventura para su canonización.

La palabra martirio en el tiempo actual puede tomar muchísimas formas, porque la Cruz tiene muchas más caras que siglos atrás. Por eso no debe extrañar que se sepa más hoy de muchos, cientos, miles de santos que en su vida cotidiana van tan cerca de Dios y que pueden ayudar a los que están algo o mucho más alejados.

En ocasiones se conocen, y muchas otras veces no. Es el valor del testigo que se convierte en testimonio.

Este es el testimonio de Pep Carrió sobre Joaquín Romero Salord, un joven amante de la vida y amigo de Dios que un día recibió la visita de ‘El invitado imprevisto’.

Joaquín tenía solo 22 años cuando sus piernas empezaron a fallar los regates en el fútbol que tanto le gustaba. Poco tiempo después llegaría también el último baño en las aguas de su querida Menorca (Baleares, España).

Pero mientras «la cosa» (esclerosis múltiple) se iba complicando, él se fue adaptando y jugando siempre la vida, pero con las reglas de Dios, incluida su noche oscura, una permanente sonrisa, un gran sentido del humor y su más grande secreto: su compromiso con la Virgen.

La de Joaquín Romero Salord es una vida ofrecida a Dios, por y para Dios, pero al servicio de todos y en todas las dimensiones de la vida: las familias y matrimonios, los desesperados, los amigos, los niños y adolescentes… Desde lo más simple como los estudiantes algo perezosos en sus cosas, o los adultos refunfuñones, o los más «enfadados» con la vida, hasta la Iglesia con todas sus personas y «todas sus cosas»

Todo entraba en el sufrimiento ofrecido de Joaquín, todo formaba parte de sus días y de las noches de insomnio y dolores entregados al santo rosario y también «el pacto chino», su particular evangelización para la conversión de China y del mundo entero.

Todo eso (y lo que no se conoce aún) le dio tiempo a ofrecer cada día de los 28 años de su enfermedad degenerativa. Joaquín Romero Salord murió en 2018.

En uno de los primeros (y determinantes) brotes de su enfermedad, Joaquín estuvo ciego durante unas horas. Solo dos personas lo supieron entonces y una vez pasado ese tiempo: el médico que le atendía y José María Carrió. Ni la madre de Joaquín supo de este suceso hasta después de su fallecimiento.

Muchos testigos y muchas noticias hay ya de las gracias y favores alcanzados desde entonces por su mediación. ¿Milagros?… el tiempo dirá y si Dios lo quiera. Porque aún queda mucho por conocer de Joaquín.

Pero ya hay suficiente para emprender la gran aventura de su causa de canonización. Sea o no, diga o no la voluntad de Dios, merece mucho la pena conocer algo de Joaquín Romero Salord y, tal vez, ¿por qué no? pedirle con sencillez y confianza, como (él hizo siempre por muchos) que interceda al menos porque seamos capaces de aceptar y afrontar con una sonrisa los planes de Dios, en toda su dimensión y consecuencias, las pruebas o acontecimientos que a cada cual le toque vivir.

La meta, recordamos con este testigo y este testimonio, es el cielo.

Joaquín Romero Salord, aunque algo reticente al principio, escribió un libro testimonio ‘El invitado imprevisto’ (disponible en librerías digitales y convencionales). Cinco ediciones en castellano y traducido a inglés y chino. Increíble.

En él puedes descubrir muchas cosas sobre Joaquín, y también en su blog: elinvitadoimprevisto.blogspot.com, que su madre y otros colaboraron a mantener tras su fallecimiento.

 

No dejes de ver esta preciosa historia de santificación en la enfermedad. La historia de Joaquín Romero Salord y su invitado imprevisto.

Imágenes cortesía de José María Carrió 

 

©MATER MUNDI TV es una fundación y se sostiene solo con los donativos que recibe. DONAR es muy sencillo a través de PAYPAL, transferencia o tarjeta bancaria y también por BIZUM seleccionando ONG y escribe el código 03158 (en España)

(98)

DONA AHORA