1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. ¡Pidamos una gracia a María! Participa en el Triduo a la Virgen de la Medalla de la Milagrosa

¡Pidamos una gracia a María! Participa en el Triduo a la Virgen de la Medalla de la Milagrosa

¡Pidamos una gracia a María! Participa en el Triduo a la Virgen de la Medalla de la Milagrosa
197
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El 27 de noviembre de cada año se celebra el día de la Virgen de la Medalla Milagrosa, en recuerdo de aquel 27 de noviembre de 1830 en el que la Madre de Dios se apareció a Santa Catalina Labouré. De hecho, ese día la Virgen le pidió a la joven religiosa: «Haz que se acuñe una medalla según este modelo. Todos cuantos la lleven puesta recibirán grandes gracias. Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza».

Una invitación especial 

Con motivo de esta conmemoración, el santuario francés de la Medalla Milagrosa y la red social de oración Hozana.org proponen participar online en un triduo a la Virgen, del 23 al 25 de noviembre. Se trata de un tiempo de oración en vivo que será transmitido desde el santuario, en el marco de la gran novena a la Virgen de la Medalla de la Milagrosa. En estos días se podrán depositar todas las oraciones de oración a los pies del altar de la Virgen.

Gracias a la alianza con el Santuario y Hozana se encenderá una vela por todas las intenciones de oración que se dejen en la página creada para este evento «Suba mi oración como incienso en tu presencia, el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde» (Sal 141,2).  

Aparición de la Virgen en la Capilla de la Medalla de la Milagrosa

Santa Catalina Labouré era una religiosa perteneciente a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Era un alma mística, de gran oración.
Según la descripción de la santa, María se le apareció de la siguiente manera:

“Estaba vestida con una túnica blanca y un velo del mismo color que la cubría desde la cabeza hasta los pies. Su rostro era bellísimo. Los pies aparecían apoyados encima de una esfera o globo, mientras pisaban a una serpiente. Sus manos, a la altura del corazón, sostenían una pequeña esfera de oro, coronada con una cruz. Los dedos de las manos estaban adornados con anillos con piedras preciosas, desde las que salían destellos de luz”.

La Virgen le dijo a Catalina: “Este globo que ves representa al mundo entero, especialmente a Francia, y a cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no las piden”. Abrió los brazos, mientras los rayos de luz continuaban cayendo sobre el globo blanco a sus pies.

De pronto, apareció una forma ovalada en torno a la figura de la Virgen, con una inscripción en el borde interior que decía: «María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que acudimos a ti». Estas palabras formaban un semicírculo que empezaba a la altura de la mano derecha de la Virgen iba por encima de su cabeza y terminaba a la altura de la mano izquierda. María, mostrándose de esa manera, le pide a Catalina que acuñe una medalla según la imagen que estaba viendo. Entonces, la imagen giró y pudo ver el reverso. En él estaba inscrita la letra “M”, con una cruz que se alzaba desde la mitad. Por debajo de la inscripción estaban el Corazón de Jesús, circundado con una corona de espinas, y el Corazón de María, traspasado por una espada. Alrededor, formando un contorno, aparecían doce estrellas.

Aprovechemos y no dejemos que queden perlas sin enviar en las manos de la Virgen. Pidamos una gracia, María está deseosa de ayudar a sus hijos.

No importa donde vivas. Puedes participar de forma virtual desde cualquier lugar del mundo. ¡Anímate. La Virgen te espera!

Aportación de Pepe Samper (Hozana.org) | Imagen: Fr Lawrence Lew, OP

 

(197)

DONA AHORA