1. Home
  2. Sin categoría
  3. Henry veía poco a sus hijos, pero le preocupaba su educación y así empezó a acercarse a la Iglesia

Henry veía poco a sus hijos, pero le preocupaba su educación y así empezó a acercarse a la Iglesia

Henry veía poco a sus hijos, pero le preocupaba su educación y así empezó a acercarse a la Iglesia
25
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

(J.M.Carrera-Religión en Libertad) Desde hace años, el prestigioso ingeniero australiano de origen hongkonés Henry Tsoi remueve y modifica los cimientos de grandes ciudades como Sydney. Llegó un momento en que se vio incapaz de atender a su familia, era egoísta con su tiempo y no sabía cómo educar a sus hijos. Ha contado en Catholic Weekly como su conversión y la de su familia fueron “la piedra angular” que faltaba en su vida.

Un ingeniero sin tiempo para su familia

Henry Tsoi se crió en Hong Kong, donde pudo estudiar en una escuela cristiana durante su infancia. Por ello “sabía algo sobre Jesucristo”, como “que los cristianos tienen los Evangelios y que el Espíritu Santo está en sus corazones para guiarlos”, explica.

Henry se convirtió en un experimentado ingeniero. Después de su traslado a Australia, colaboró en el diseño del WestConnex de Sydney, el proyecto de carreteras más grande de Australia que conecta mediante túneles los extremos de la ciudad a lo largo de 33 kilómetros de autopistas.

Pensó que yendo a la Iglesia sería mejor

Henry se casó con Charissa, con quien tuvo tres hijos, Akina, Karina y Ryland. Pese a la educación de su infancia, no era católico, pero todo cambió cuando fue padre.

“Estaba hablando con amigos que tenían hijos mayores y adolescentes sobre los problemas de su edad y de lo difícil que era para ellos tomar las decisiones correctas cuando se mueven en esa zona gris, entre lo que sabemos que está bien y lo que está mal”.

Desde ese momento, comenzó a plantearse la forma de darle lo mejor a sus hijos. “Por eso me sentí atraído para ir a la iglesia, para convertirme en un buen modelo a seguir para ellos y de ofrecerles lo mejor”.

Impresionado por la formación católica

La mujer de Henry tenía una amiga católica, juntos le comentaron sus inquietudes. “¿Por qué no os apuntáis al programa de Iniciación Cristiana de Adultos en Kingsgrove y valoráis si os interesa?”, sugirió su amiga.

Henry dijo que el curso le impresionó. No solo por profundizar su apreciación de las Escrituras, sino también al enseñarle más sobre la persona humana y sobre el discernimiento moral en la Iglesia, que tanto le preocupaba.

Era egoísta pero fue transformado

El éxito laboral de Henry no fue gratuito. “Debido a que siempre he estado ocupado con el trabajo, he sido egoísta con mi tiempo en familia y hacía cosas por mi cuenta”.

Sin embargo, tras su formación en el programa de Iniciación Cristiana, Henry fue consciente de “una transformación en mí y en mi esposa. Ahora me doy cuenta de que también debes pensar en los tuyos y darles oportunidades para crecer”.

Menos tiempo para el trabajo y más para su familia

La parábola de los talentos ayudó a Henry apreciar y cuidar el tiempo en familia. “En casa estoy más tranquilo y he bajado el ritmo de trabajo, aunque los niños todavía me dicen que estoy siempre ocupado”.

Tras su formación, Henry y Charissa se bautizaron en la Pascua de 2021, durante la vigilia en la parroquia de Nuestra Seora de Fátima en Kingsgrove. Hace escasos días, sus tres hijos siguieron sus pasos y se bautizaron en la misma parroquia.

“Estoy en la luna. Esta familia ya está viviendo el mensaje del Evangelio, y estamos muy felices de darle la bienvenida como parte de nuestra familia parroquial”, afirmó la coordinadora de Iniciación Cristiana en Kingsgrove Mery Leung.

(25)

DONA AHORA
Etiquetas: