1. Home
  2. PROGRAMAS
  3. Munilla alerta de los peligros de la Nueva Era infiltrada en la espiritualidad católica

Munilla alerta de los peligros de la Nueva Era infiltrada en la espiritualidad católica

776
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El obispo de Orihuela-Alicante José Ignacio Munilla ha vuelto a dedicar una de sus siempre interesantes charlas a advertir sobre los peligros de la Nueva Era y su infiltración en la espiritualidad católica. En esta conferencia aborda cómo se manifiesta esa herejía en nuestro tiempo, haciendo confluir (aunque pudiera parecer contradictorio) la llamada nueva era y el racionalismo. “Es importante confesar la fe pero también descubrir e identificar los errores que se están difundiendo”, señala Munilla, quien recuerda que en su exhortación apostólica Gaudete et exsultate (2018), el Papa Francisco ya advertía de dos sutiles enemigos de la santidad, antiquísimas herejías que tienen una gran actualidad en nuestros tiempos: el gnosticismo y el pelagianismo.

La soberbia de la New Age
En esta conferencia, Monseñor Munilla argumenta sus afirmaciones con ejemplos ilustrativos o anécdotas que hacen muy sencillo seguir su discurso y comprender con claridad todo el contenido. El gnosticismo se cuela en algunos entornos y comunidades católicas disfrazado de Nueva Era que hoy en día postula Espiritualidad sí, Religión no.

“Esta corriente sustituye la Revelación de Dios por los mensajes y paisajes que dibuja la  New Age, que borra los límites entre Dios y la criatura; confunde lo sobrenatural y lo natural, y promociona la irrelevancia de lo moral para convertir a cada individuo en su propio dios”. Otra realidad es sustituir la oración, o la asignatura de religión en colegios católicos por “ejercicios de interiorización”, o la negación del pecado. Dios deja de ser Abbá, deja de ser Padre; no es un Dios personal. Así el concepto de pecado (que aterroriza a la New Age), se desvanece porque no existe “nadie” a quien ofender. Así que para salvarse o alcanzar la plenitud (que equivale casi siempre a mero bienestar) se propone una “autoconsciencia iluminada del hombre”.

Así, estas tendencias racionalistas ocultas en las prácticas y mensajes gnósticos disfrazados de nueva cultura pretenden reinterpretar los misterios cristianos “vaciándolos de contenido”. A veces, con esa pretendida mentalidad racionalista se busca “domesticar a Dios”, ignorar la Revelación y mundanizar el cristianismo”, dice el obispo. Y es queel gnosticismo es muy soberbio, afirma.

Al gnóstico no le interesa la caridad, ni es capaz de arrodillarse ante el Santísimo.
“El gnóstico busca el “saber”, pero hacer el bien concreto y cotidiano le da mucha pereza o, simplemente, no le interesa en absoluto”, dice el obispo.
Si quieres aprender Teología para poder hablar con propiedad del saber y la espiritualidad católica, “comienza por adorar al Santísimo. ¿Quieres hacerte doctor o licenciado?, pues comienza por ayunar, asistir a los pobres y ponerte de rodillas delante del Santísimo, y así lo de la teología tendrá su lugar”. De lo contrario tienes un peligro de caer en el gnosticismo, “una especie de estudio abstracto de la caridad que no te lleva a comprometerte con los pobres”, apunta Mons. Munilla.

Para Munilla está claro: “la Teología os arrodillada o es gnóstica. Y por desgracia conocemos a mucha gente que ha podido obtener un doctorado en Teología que luego argumentan una”fe adulta” para negase a arrodillarse ante el Santísimo”. Es otro de los grandes errores derivados del gnosticismo en su versión actual, señala el Obispo de Orihuela-Alicante.

La respuesta cristiana a estas corrientes y errores del gnosticismo hoy es lo concreto: el Niño Jesús -Dios hecho carne-, su sencillez y su Iglesia.  “El Dios hecho carne es la afirmación más contundente contra el gnosticismo, porque es Dios el que el que se ha dado a conocer, nos ha hablado con nuestro propio lenguaje, ha fundado una Iglesia, ha elegido a doce apóstoles”, recuerda Munilla. “En ningún sitio se dice que Dios se hizo filósofo y habitó entre nosotros. No. Dios se hizo niño, Dios se hizo carne y habitó entre nosotros”, subraya. “Si nosotros no nos hacemos sencillos, no entenderemos a Dios. Por eso, el gnosticismo y el cristianismo del Dios que se ha hecho niño es lo más contrario que existe”.

Te recomendamos esta interesante y amena conferencia de Munilla para entender bien cómo gnosticismo y Nueva Era se infiltran en entidades y ambientes católicos.

También te puede interesar:

 

 

Tu aportación es esencial para que la familia de Mater Mundi TV pueda seguir creciendo

Ayúdanos a seguir evangelizando

Síguenos en: Facebook | Twitter | Telegram | WhatsApp

©Mater Mundi TV

(776)

DONA AHORA