1. Home
  2. VIDEOSMater Mundi TV
  3. Su padre falleció, la detectaron un tumor pero ella sintió como Dios la sostenía

Su padre falleció, la detectaron un tumor pero ella sintió como Dios la sostenía

98
0

Diana es ecuatoriana, es la tercera de cuatro hermanos y nació en un hogar católico. Con unos abuelos muy practicantes que desde pequeña la enseñaron el poder de la oración y del sí, de hacer la voluntad del Señor. “Siempre me inculcaron el poder de la oración a través de mi abuela paterna pero siempre hay situaciones en las que un día bien, otro no tanto y una no tiene la devoción que Dios espera de nosotros”, explica Diana.

Recuerda cómo en algún momento se alejó totalmente pero nunca dejó de creer. Dejó de practicar la fe por este mundo acelerado que todos llevamos con el trabajo y la supuesta falta de tiempo. El haber estudiado en Argentina le hizo tomar contacto con otras culturas y religiones, ese contacto con personas tan diversas le hizo plantearse el por qué de su religión. A los 23 años fue madre, era una madre independiente que salió adelante a pesar de estar ella sola en ese camino, con al acompañamiento siempre de la Virgen. Pero el Señor como bien explica Diana nos va poniendo etapas en la vida y para cada etapa hay una preparación. Cuando Diana tenía 29 años empezó a encontrarse mal y ella pensaba que era una gastritis. “Voy al médico, me hacen un estudio y me detectan un tumor en el páncreas. Ni sabía lo que era el páncreas”, recuerda Diana.

Aunque no daba indicios de ser maligno, el estar en el páncreas ya significaba que era una situación compleja. Tuvo que someterse a una cirujía bastante compleja. “Me encontré con una situación fuerte y el médico me dijo que me tenía que hablar claro y me dijo que si había peligro en la postcirujía, no había garantías para nada, era una cirujía complicada”. Empezó a conocer a personas que habían pasado por lo mismo y que habían tenido situaciones de gravedad. En los momentos que estuvo en casa recuperándose tuvo el regalo de pasar mucho tiempo con su padre. Pero un año después de su diagnóstico la llamaron de que su padre había tenido un accidente y había fallecido. “La felicidad en la que estaba se desmoronó otra vez pero cuando pasó esto lo único que hice fue entregarme a Dios.

Le pedí con todo mi corazón que me acompañara y sentí ese acompañamiento”, recuerda. La enfermedad de Diana continúo pero siempre tuvo de su lado esa fe que no la abandonó en ningún momento. Tras dos años y medio y después de un estudio vieron que el tumor había crecido. “Me dijeron que tenía que operarme de urgencia”.

¿Quieres conocer el testimonio completo? No te lo pierdas, te emocionará

Síguenos en: Facebook

Twitter

(98)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies