1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. ¿Cómo ser verdaderamente misericordioso en el día a día?
¿Cómo ser verdaderamente misericordioso en el día a día?

¿Cómo ser verdaderamente misericordioso en el día a día?

191
0

La misericordia no es solo perdón. Es paciencia, ternura, compasión… Las obras de misericordia son la expresión de este amor, en el que reflejamos el amor de Dios

(Aleteia) El D0mingo de la Divina Misericordia nos invita a descubrir más profundamente hasta qué punto el Señor, «Dios clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor y fidelidad» (Ex 34,6) se compadece ante la miseria del hombre pecador. No rechaza a los que lo claman y sólo pide una cosa: que tengamos la sencillez y la audacia—la de los niños pequeños—de arrojarnos a sus brazos, de recurrir incansablemente a su amor. Cuanto más percibimos el deseo del Señor de colmar a todo ser humano con su misericordia, más nos sentimos llamados a ser testigos de ello.

No podemos recibir la misericordia sin ser misericordiosos

Lo más terrible no es pecar, sino dudar de la misericordia: para convencerse de ello, basta con comparar la desesperación de Judas y las lágrimas de Pedro después de que ambos traicionaran a Jesús. Uno se ahorcó, el otro se dejó reconciliar con su Señor y se convirtió en el gran santo que conocemos.

No podemos acoger la misericordia sin ser a su vez misericordiosos. «Perdónanos como nosotros perdonamos», decimos en el Padrenuestro. «Sed compasivos, como también vuestro Padre es compasivo» (Lc 6,36), insiste Jesús, que cuenta la parábola del deudor despiadado (Mt 18,23-35), el deudor de corazón duro que somos todos, cuando nos negamos a perdonar a nuestros hermanos mientras Dios nos perdona.

La misericordia es la ternura fiel, la compasión

La misericordia nos desarma. En lugar de suscitar en nosotros el juicio que condena, en lugar de poner en nuestros labios la palabra que encierra, abre nuestro corazón a la miseria de nuestros hermanos. «Sólo damos a Dios a través del resplandor», dijo Martha Robin. La misericordia sólo se proclama viviéndola, cada día, allí donde estemos.

La misericordia no es sólo perdón. Es una ternura fiel, una compasión que aprecia a la persona en lo más profundo de su ser. Y esto frente a todo tipo de miseria: la del pecado, por supuesto, pero también el hambre, la sed, el aislamiento, la desesperación, la privación de libertad, el dolor físico, la decadencia social.

En definitiva, lo que Jesús enumera cuando habla del Juicio Final: «Tuve hambre, tuve sed, estuve preso, enfermo, forastero…» (Mt 25,31-46). «Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia.

Las obras de misericordia corporales consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos» (Catecismo de la Iglesia Católica, § 2447).

La misericordia sólo se vive uniéndose al otro en su miseria

Las obras de misericordia no son «buenas obras» en el sentido estricto de la palabra. Todos tenemos la tentación de ayudar al prójimo desde la altura de nuestra virtud, nuestra devoción, nuestra situación social, nuestros medios materiales. Pero entonces, no se trata de misericordia; porque la misericordia sólo se vive uniéndose al otro en su miseria, lo que para cada uno de nosotros significa aceptar nuestra propia miseria.

Solo aceptando reconocerme pobre y pecador ante Dios, presentándome ante Él como pobre, puedo recibir de Él el amor de la misericordia con el que, a su vez, puedo amar a mis hermanos. No se trata de un «pauperismo espiritual» negando mis capacidades y mis riquezas: se trata de ser bien consciente de que no he merecido nada, de que todo se me ha dado gratuitamente, y de que soy, fundamentalmente, un «pequeño» que se lo debe todo a su Padre.

Esto se refleja, en particular, en todas las tareas educativas. La misericordia es, digamos, el tono de la educación cristiana. Esa misericordia que nos hace pacientes, disponibles para escuchar y consolar, capaces de explicar lo mismo cincuenta veces y de repetir indefinidamente las mismas tareas, que abre el corazón y los brazos para acoger al hijo pródigo y que perdona «setenta veces siete».

Esta misericordia que nos hace, ante todo, recibirnos de Dios tal como somos, sin irritarnos con nuestras propias limitaciones. Nuestra autoridad será aún mayor con nuestros hijos porque no se basará en nuestras propias fuerzas, sino en el Señor. Y seremos tanto más pacientes con ellos porque nos confiaremos constantemente, con todas nuestras debilidades y errores, a su infinita misericordia.

(191)

DONA AHORA