Home PAPA FRANCISCO El Papa explica cómo derrotar al espíritu del mundo que odia a los discípulos de Cristo

El Papa explica cómo derrotar al espíritu del mundo que odia a los discípulos de Cristo

El Papa explica cómo derrotar al espíritu del mundo que odia a los discípulos de Cristo
46
0

(ACI) En la Misa celebrada este sábado 16 de mayo en Casa Santa Marta, el Papa Francisco advirtió contra la mundanidad, contra el espíritu del mundo que odia el Evangelio, odia a Jesús y a sus discípulos, un espíritu que mata a los cristianos, como les sucede a tantos mártires, pero que tiene un punto débil: la Cruz de Cristo.

“La mundanidad tiene una cosa que no tolera: el escándalo de la Cruz, no lo tolera. Es la única medicina contra el espíritu de la mundanidad es Cristo muerto y resucitado por nosotros”, subrayó el Pontífice.

El Papa evidenció que “Jesús, en varias ocasiones y, sobre todo, en su despedida de sus apóstoles, habla del mundo”. En esa despedida, dice: “Si el mundo os odia, sabed que antes me ha odiado a mí”. “Claramente, habla del odio que el mundo tuvo con Jesús y que tendrá con nosotros”, señaló el Pontífice.

Por otra parte, “en la oración que hace en la mesa con los discípulos en la última cena pide al Padre que no lo aparte del mundo, sino que lo defienda del espíritu del mundo”.

Ante esta importancia que Jesús da al peligro de la mundanidad, del espíritu del mundo, el Santo Padre invitó a preguntarse cuál es ese espíritu del mundo: “¿Qué es esta mundanidad capaz de destruir a Jesús y a sus discípulos? ¿Incluso de corromperlos, y de corromper a la Iglesia? ¿Cómo es el espíritu del mundo? ¿Qué es eso? Nos hará bien pensarlo”.

El Papa Francisco explicó que “la mundanidad es una propuesta de vida. Alguno puede pensar que la mundanidad es hacer fiesta, vivir en la fiesta… No. La mundanidad puede ser eso, pero no es eso fundamentalmente”.

Jesús, en sus palabras a los discípulos durante la última cena, “insiste en defenderse de esto, reza para que el Padre nos defienda de esta cultura de la mundanidad. Es una cultura del usar y tirar según convenga. Es una cultura sin fidelidad, no tiene raíces. Es un modo de vivir, incluso de un modo de vivir de tantos que se llaman cristianos. Son cristianos, pero son mundano”.

En su homilía, recordó también la parábola de la semilla que cae a tierra, en la que Jesús dice que “las preocupaciones del mundo, es decir, la mundanidad, ahogan la palabra de Dios, no la dejan crecer”.

También aseguró sentirse impresionado con las palabras del P. De Lubac cuando habla de la mundanidad espiritual y dice que “el peor de los males que le puede suceder a la Iglesia es la mundanidad. Y no exagera, porque luego señala algunos males que son terribles, y esto es peor: la mundanidad espiritual”.

El motivo por el que la mundanidad puede hacer tanto mal es “porque es una hermenéutica de vida, es un modo de vivir, también un modo de vivir el cristianismo. Y para sobrevivir ante la predicación del Evangelio, odia. Mata”.

El Papa rechazó que la mundanidad sea algo superficial, “no tiene nada de superficialidad, tiene unas raíces profundas. Es camaleónica: cambia, va, viene, pero la sustancia es la misma, una propuesta de vida que entra en todos sitios, incluso en la Iglesia”.

Sin embargo, señaló que sí que hay una “medicina” contra la mundanidad: la Cruz de Cristo, la muerte y resurrección del Señor.

En el Libro de los Apóstoles figura un ejemplo que explicó el Papa en su homilía: “El apóstol Pablo acudió a Atenas y quedó impresionado cuando vio en el Areópago tantos monumentos a los dioses. Entonces pensó en hablar a los atenienses sobre esos monumentos: ‘Vosotros sois un pueblo religioso. Yo veo estos monumentos… Pero me llama la atención aquel altar al dios desconocido, y ese, que es el que yo conozco, vengo a deciros quién es’. Y comenzó a predicar el Evangelio. Pero cuando llegó a la Cruz y a la Resurrección, se escandalizaron y se marcharon”.

“La mundanidad tiene una cosa que no tolera: el escándalo de la Cruz, no lo tolera. Es la única medicina contra el espíritu de la mundanidad es Cristo muerto y resucitado por nosotros”, insistió el Papa Francisco.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Juan 15:18-21

18 «Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros.

19 Su fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo.

20 Acordaos de la palabra que os he dicho: El siervo no es más que su señor. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros; si han guardado mi Palabra, también la vuestra guardarán.

21 Pero todo esto os lo harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

(46)

REALIZA UNA DONACIÓN
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies