Home PAPA FRANCISCO El Papa Francisco explica cómo luchar en contra del espíritu del demonio

El Papa Francisco explica cómo luchar en contra del espíritu del demonio

El Papa Francisco explica cómo luchar en contra del espíritu del demonio
105
0

(ACI) En la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este 27 de marzo, el Papa Francisco advirtió que detrás de toda obstinación se encuentra el diablo, por lo que animó a no discutir ante las habladurías, sino a imitar la actitud que tuvo Jesús en la Cruz: callar.

“En el momento de la obstinación se pueden hacer solamente dos cosas. Discutir con esa gente no es posible, porque tienen ideas fijas, sus ideas que el diablo ha sembrado en el corazón… ¿Qué se puede hacer? Lo que ha hecho Jesús: callar”, explicó el Papa.

En esta línea, el Santo Padre reconoció que impresiona leer en el Evangelio cuando “delante a todas esas acusaciones, Jesús callaba” y añadió que “delante al espíritu de obstinación solamente el silencio. Nunca las justificaciones. Nunca. Jesús ha hablado. ha explicado, cuando ha entendido que no existían palabras, el silencio. Y Jesús ha hecho su pasión. El silencio del justo delante a la obstinación”, recomendó el Pontífice.

“Esto es válido también, llamémosle así, para las `pequeñas obstinaciones’ cotidianas: cuando alguno de nosotros siente que existe una habladuría contra de él y se dicen las cosas y después no surge nada… Estar callado, silencio, y padecer, tolerar, la obstinación de las habladurías. Las habladurías son una obstinación también, una obstinación social, en la sociedad, en el barrio, en el lugar de trabajo… es una obstinación para destruir al otro, porque se ve que el otro molesta”, alertó.

Al comentar las lecturas de la liturgia del día, el Papa Francisco destacó que es una profecía de lo que ocurriría después, “parece una descripción histórica de lo que sucedió después: “si eres el Hijo de Dios baja…” y después las acciones: “sometámosle al ultraje y al tormento para conocer su temple y probar su entereza. Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará”.

El demonio está siempre detrás de cada obstinación

Luego, el Santo Padre destacó que el Evangelio describe cuando los judíos intentaban matar a Jesús, intentaban arrestarlo, “pero ninguno colocaba la mano encima de Él porque todavía no había llegado su hora” y subrayó que “esa profecía es demasiado detallada: el plan de acción de esta gente malvada es dictada detalle por detalle, no ahorran nada, pongamos a la prueba con violencias y tormentos, y probar el espíritu de suportación”.

“Esto no es una simple ‘odiosidad’, no existe un plan de acción -malo ciertamente- de un partido contra el otro, es otra cosa, esto se llama: obstinación. Cuando el demonio, que está siempre detrás a cada obstinación, intenta destruir, y no ahorra medios”, dijo.

En este sentido, el Pontífice recordó el inicio del libro de Job, que es profético: “Dios está satisfecho con el modo de vivir de Job, el diablo dice mételo a la prueba. Primero el diablo le quita los vienes -materiales-, después le quita la salud, y Job nunca se apartó de Dios”.

“Pero es el diablo quien hace la obstinación. Siempre. Detrás de cada obstinación, se encuentra el demonio, para destruir la obra de Dios. Detrás de una discusión o una enemistad, puede ser el demonio, de lejos, con las tentaciones normales, pero cuando hay obstinación, no dudemos, está la presencia del demonio”.

Por ello, el Papa señaló que “la obstinación es sutil, sutil. Pensemos cómo el demonio no se ha obstinado solamente con Jesús, sino también en las persecuciones de los cristianos. Cómo ha buscado los medios más sofisticados para conducirlos a la apostasía, a alejarse de Dios. Esto es, como nosotros decimos en el lenguaje cotidiano: ‘esto es diabólico’. Sí. De inteligencia diabólica”.

De este modo, el Santo Padre relató que recientemente los obispos de un país que ha sufrido la dictadura de un régimen ateo le explicaron que las persecuciones llegaban a detalles como este: “el lunes después de pascua las maestras tenían que preguntar a los niños ¿qué han comido ayer? Y los niños decían qué habían almorzado, y algunos decían huevo, y quienes habían respondido huevo, después eran investigados para ver si eran cristianos, porque en ese país se comían huevos en pascua. Hasta aquel punto, de espionaje, al ver dónde hay un cristiano para matarlo… Esta es obstinación en la persecución y éste es el demonio”.

Pidamos al Señor la gracia de luchar contra el mal espíritu, de discutir cuando debemos discutir, pero delante al espíritu de la obstinación, tener la valentía de callar, y dejar que los otros hablen. Lo mismo delante a esta pequeña obstinación cotidiana de las habladurías, dejarles hablar, en silencio delante a Dios”, concluyó.

Lecturas comentadas por el Papa Francisco:

Sabiduría 2:1, 12-22

1 Porque se dicen discurriendo desacertadamente: «Corta es y triste nuestra vida; no hay remedio en la muerte del hombre ni se sabe de nadie que haya vuelto del Hades. 12 Tendamos lazos al justo, que nos fastidia, se enfrenta a nuestro modo de obrar, nos echa en cara faltas contra la Ley y nos culpa de faltas contra nuestra educación.13 Se gloría de tener el conocimiento de Dios y se llama a sí mismo hijo del Señor.14 Es un reproche de nuestros criterios, su sola presencia nos es insufrible, 15 lleva una vida distinta de todas y sus caminos son extraños.16 Nos tiene por bastardos, se aparta de nuestros caminos como de impurezas; proclama dichosa la suerte final de los justos y se ufana de tener a Dios por padre.17 Veamos si sus palabras son verdaderas, examinemos lo que pasará en su tránsito.18 Pues si el justo es hijo de Dios, él le asistirá y le librará de las manos de sus enemigos.19 Sometámosle al ultraje y al tormento para conocer su temple y probar su entereza. 20Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará.» 21 Así discurren, pero se equivocan; los ciega su maldad; 22 no conocen los secretos de Dios, no esperan recompensa por la santidad ni creen en el premio de las almas intachables.

Juan 7:1-2, 10, 25-30

1 Después de esto, Jesús andaba por Galilea, y no podía andar por Judea, porque los judíos buscaban matarle. 2Pero se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. 10Pero después que sus hermanos subieron a la fiesta, entonces él también subió no manifiestamente, sino de incógnito. 25Decían algunos de los de Jerusalén: «¿No es a ése a quien quieren matar? 26Mirad cómo habla con toda libertad y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido de veras las autoridades que este es el Cristo? 27Pero éste sabemos de dónde es, mientras que, cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde es.» 28 Gritó, pues, Jesús, enseñando en el Templo y diciendo: «Me conocéis a mí y sabéis de dónde soy. Pero yo no he venido por mi cuenta; sino que verdaderamente me envía el que me envía; pero vosotros no le conocéis. 29Yo le conozco, porque vengo de él y él es el que me ha enviado.» 30 Querían, pues, detenerle, pero nadie le echó mano, porque todavía no había llegado su hora.

(105)

REALIZA UNA DONACIÓN

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies