Home VIDEOS Mater Mundi TV Tras la dolorosa muerte de su hija, Sonia se reconcilió con el Señor

Tras la dolorosa muerte de su hija, Sonia se reconcilió con el Señor

1.57K
0

Sonia Naveira sabe lo que es experimentar un fuerte dolor, un dolor que te atraviesa el alma porque es de los más fuertes que una persona dice tener, y se entiende: el dolor por la pérdida de un hijo. Un testimonio revelador en el que Sonia pone su historia al servicio de los demás para personas que se han encontrado y se encuentran en su misma situación. Una sanación de heridas que es durante toda la vida y que como bien dice Sonia hay que limpiarla para que no sangre ni se infecte pero que se puede vivir con ella desde la esperanza y desde la fe de que tu hija está contigo en tu día a día y algún día podrás estar con ella.

La historia de Sonia tiene un punto de partida muy doloroso, y es que su hija murió de repente y de forma traumática. Fue un lunes cualquier, Sonia se fue a trabajar como cualquier otro día, estuvo con la familia, regresó de hacer unos recados, pero esa misma noche no se acuesta porque esa noche la tiene que pasar en el hospital. “Esa noche la pasé en un hospital después de un accidente tremendo, rodeada de gente que te quiere pero sin ver nada a tu alrededor, viendo caras, viendo médicos y a los pies de la cama de tu hija, que te dicen que está muy malita”, explica Sonia. No era consciente realmente de la gravedad de su hija. Se pierde la noción del tiempo, llega gente, llegan médicos, llegan conocidos, y ya Sonia se fue dando cuenta de la gravedad de la situación.

“Cuando tienes esa conciencia de que ya no va a volver a casa nunca más el corazón se te rompe en mil millones de pedazos”. Sonia recibía apoyo, abrazo de las personas pero nada es suficiente ni puede calmar ese dolor tan profundo que ella siente. Solo hubo un rayo de luz cuando todavía estaba en el hospital y cuando tuvo la visita de una muy buena amiga suya que había perdido también a su hija hacia año y medio, cuando entró en el hospital entendió que su hija ya no estaba muy mal, estaba en el cielo. Y ésto le dio una sensación de paz increíble. Empezó a cambiarle la visión de las cosas, ahora tenía que tomar decisiones. “Me enfadé mucho con el Señor y empecé a rezarle a María Virgen y a María hija”. Sonia tenía que coger un camino a pesar del gran enfado que tenía con el Señor.

¿Quieres conocer el final de la historia y cómo Sonia se reconcilió con el Señor?

¡No te pierdas el final de la historia, te emocionará!

Facebook

Twitter

(1571)

REALIZA UNA DONACIÓN

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies