1. Home
  2. CULTURALibros
  3. ¿Por qué los cristianos sufrieron una persecución tan cruel en Japón hace 500 años?

¿Por qué los cristianos sufrieron una persecución tan cruel en Japón hace 500 años?

110
0

¿Y por qué hablar ahora de esos episodios de la historia? Para arrojar luz sobre esta y otras cuestiones, Santiago Mata, doctor en Historia, periodista y profesor, ha publicado ‘Mártires de Japón. Historia de la expansión cristiana durante los siglos XVI y XVII’ (editorial Almuzara). Como comenta el autor en esta entrevista, la cruel persecución a la Iglesia en esa época nada o muy poco tiene que ver con cuestiones espirituales sino más bien con modelos políticos y aspiraciones personales dirigidas al dominio de las voluntades y la restricción de libertades y derechos.

A finales de 1596, un galeón español procedente de Manila, con rumbo a Acapulco, encalló en las costas de Japón. Los españoles confiaban en que los japoneses les facilitarían continuar su viaje, amparados en las buenas relaciones entre el gobernador de Filipinas y el caudillo militar nipón, Totoyomi Hideyoshi. Sin embargo, Hideyoshi confiscó la carga del galeón y condenó a los misioneros y varios cristianos laicos japoneses a morir crucificados.

La condena se ejecutó el 5 de febrero de 1597 en el monte Nishizaka de Nagasaki (Japón), también conocido como el Monte de los Mártires. Fueron atados a cruces con cadenas y cuerdas y les clavaron lanzas hasta la muerte frente a una multitud que se agolpaba en el lugar.

En 1614, Tokugawa Ieyasu prohibió definitivamente el cristianismo en todo su imperio y ordenó la expulsión de los misioneros y la condena a muerte de miles de cristianos. Sacerdotes, misioneros, laicos fueron crucificados, quemados, decapitados o como poco torturados y exiliados.

No se conoce el número exacto de cristianos ejecutados durante los siglos XVI y XVII, periodo que aborda el libro de Santiago Mata. Las crucifixiones de Nagasaki marcaron el inicio de un largo periodo de más de doscientos años de persecución religiosa. Siete generaciones se quedarían sin Eucaristía ni el resto de sacramentos, excepto el Bautismo.

A pesar de tanta sangre de mártires vertida, el cristianismo no se expandió aunque tampoco desapareció del todo, entonces y hasta nuestros días.

 

¿Nos ayudas a seguir remando? ©Mater Mundi TV Puedes donar a través de PAYPAL, tarjeta bancaria o transferencia o por BIZUM código 03158 !Súmate a nuestra misión!

(110)

DONA AHORA