1. Home
  2. ACTUALIDAD
  3. Apertura del Sínodo: “Jesús nos llama a liberarnos de lo mundano y de modelos pastorales repetitivos”

Apertura del Sínodo: “Jesús nos llama a liberarnos de lo mundano y de modelos pastorales repetitivos”

Apertura del Sínodo: “Jesús nos llama a liberarnos de lo mundano y de modelos pastorales repetitivos”
23
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El domingo 10 de octubre, con la celebración Eucarística en la Basílica de San Pedro, el Papa Francisco dio inicio a un Camino Sinodal con el tema “Por una Iglesia sinodal: comunión participación y misión”, de tres años de duración y articulado en tres fases: diocesana, continental y universal. El Sínodo contará con consultas y discernimiento, y culminará con la Asamblea de octubre de 2023, en Roma. La apertura oficial del Sínodo se completaba con  un “Momento de Reflexión” el sábado 9 de octubre, desde el Aula Nueva del Sínodo.

Es la primera vez en la historia que un Sínodo comienza descentralizado. En octubre de 2015, el Papa Francisco, conmemorando el 50 aniversario de esta institución, había expresado el deseo de un camino común de “laicos, pastores, Obispo de Roma” a través del “fortalecimiento” de la Asamblea de los Obispos y “una sana descentralización”.

Ante los más de 3.000 fieles congregados en San Pedro, el Pontífice pronunció una homilía en torno a la Lectura del día en la que apelaba a religiosos y laicos a caminar juntos con valentía en torno a los tres ejes que deberán articular el trabajo de los próximos meses: Encuentro, escucha y discernimiento.

“Jesús nos llama, como hizo con el rico del Evangelio, a vaciarnos, a liberarnos de lo mundano, y también de nuestros cierres y modelos pastorales repetitivos; a preguntarnos qué quiere decirnos Dios en este tiempo y en qué dirección quiere llevarnos”:

MISA DE LA APERTURA DEL SÍNODO SOBRE LA SINODALIDAD

HOMILIA DEL SANTO PADRE FRANCISCO

Basílica de San Pedro – Domingo 10 de octubre de 2021

Un hombre, un hombre rico, va al encuentro de Jesús mientras él “iba por el camino” (Mc10.17). Muchas veces los Evangelios nos presentan a Jesús “en el camino”, mientras acompaña el camino del hombre y escucha las preguntas que habitan y conmueven su corazón. Así, nos revela que Dios no habita en lugares estériles, en lugares tranquilos, lejos de la realidad, sino que camina con nosotros y nos llega donde estamos, en los caminos a veces accidentados de la vida. Y hoy, abriendo este camino sinodal, comenzamos por preguntarnos a todos -Papa, obispos, sacerdotes, religiosos y hermanos y hermanas laicos -: nosotros, la comunidad cristiana, ¿encarnamos el estilo de Dios, que camina en la historia y comparte los acontecimientos. de la humanidad? ¿Estamos preparados para la aventura del viaje o, temerosos de las incógnitas, preferimos refugiarnos en las excusas del “inútil” o “siempre se ha hecho así”?

Hacer un Sínodo significa caminar por el mismo camino, caminar juntos. Miremos a Jesús, que primero se encuentra con el rico en el camino, luego escucha sus preguntas y finalmente lo ayuda a discernir qué hacer para tener la vida eterna. Encuentro, escucha, discernimiento: tres verbos del Sínodo en los que quisiera detenerme.

Conoce. El Evangelio se abre narrando un encuentro. Un hombre va al encuentro de Jesús, se arrodilla ante él y le hace una pregunta decisiva: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para tener la vida eterna?” (v. 17). Una pregunta tan importante requiere atención, tiempo, voluntad para encontrarse con el otro y dejarse desafiar por su inquietud. El Señor, de hecho, no está desapegado, no se muestra molesto ni perturbado, al contrario, se detiene con él. Está disponible en la reunión. Nada le deja indiferente, todo le fascina. Encontrar rostros, encontrar miradas, compartir la historia de cada uno: esta es la cercanía de Jesús, él sabe que un encuentro puede cambiar la vida. Y el Evangelio está plagado de encuentros con Cristo que elevan y sanan. Jesús no tenía prisa, no miró su reloj para terminar la reunión temprano. Siempre estuvo al servicio de la persona que conocía, para escucharla.

Nosotros también, que iniciamos este viaje, estamos llamados a convertirnos en expertos en el arte del encuentro. No en la organización de eventos ni en la reflexión teórica sobre los problemas, sino sobre todo en tomar el tiempo para encontrarnos con el Señor y fomentar el encuentro entre nosotros. Un tiempo para dar espacio a la oración, a la adoración -esta oración que tanto descuidamos: adorar, dar espacio a la adoración-, a lo que el Espíritu quiere decir a la Iglesia; volverse al rostro y la palabra del otro, encontrarnos cara a cara, dejarnos tocar por las preguntas de las hermanas y hermanos, ayudarnos a que la diversidad de carismas, vocaciones y ministerios nos enriquezcan. Todo encuentro -lo sabemos- requiere apertura, coraje, voluntad para dejarse desafiar por el rostro y la historia del otro. Si bien a veces preferimos refugiarnos en relaciones formales o usar máscaras ocasionales, el espíritu clerical y de la corte: son más monsieur the abbé che padre-, el encuentro nos cambia ya menudo sugiere nuevos caminos que no pensamos seguir. Hoy, después del Ángelus, recibiré a un lindo grupo de gente de la calle, que simplemente se reunió porque hay un grupo de gente que va a escucharlos, solo para escucharlos. Y de escuchar lograron empezar a caminar. Escuchando.

Muchas veces es precisamente así como Dios nos muestra los caminos a seguir, haciéndonos salir de nuestros cansados ​​hábitos. Todo cambia cuando somos capaces de verdaderos encuentros con él y entre nosotros. Sin formalismos, sin pretensiones, sin maquillaje.

Segundo verbo: escuchar. Un encuentro real viene solo de escuchar. De hecho, Jesús escucha la pregunta de ese hombre y su inquietud religiosa y existencial. No da una respuesta habitual, no ofrece una solución pre-empaquetada, no pretende responder cortésmente solo para deshacerse de ella y continuar su camino. Solo lo escucha. Mientras sea necesario, lo escucha, sin prisas. Y, lo más importante, Jesús no tiene miedo de escucharlo con el corazón, y no solo con los oídos. De hecho, su respuesta no se limita a encontrar la pregunta, sino que le permite al rico contar su propia historia, hablar de sí mismo libremente. Cristo le recuerda los mandamientos y comienza a hablar de su infancia, a compartir su camino religioso, la forma en que se esforzó por buscar a Dios, cuando escuchamos con el corazón, sucede esto: el otro se siente acogido, no juzgado, libre para contar su propia experiencia y su propio camino espiritual.

Preguntémonos en la Iglesia, con sinceridad, en este itinerario sinodal: ¿cómo estamos con la escucha? ¿Cómo es el “oír” de nuestro corazón? ¿Permitimos que las personas se expresen, caminen en la fe incluso si tienen caminos de vida difíciles, para contribuir a la vida de la comunidad sin que se le pongan trabas, sin ser rechazados o juzgados? Hacer Sínodo es ponerse en el mismo camino que el Verbo hecho hombre: es seguir sus pasos, escuchando su Palabra junto con las palabras de los demás. Es descubrir con asombro que el Espíritu Santo siempre sopla de manera sorprendente, para sugerir nuevos caminos y lenguajes. Es un ejercicio lento, quizás agotador, aprender a escucharse unos a otros – obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, todos, todos los bautizados – evitando respuestas artificiales y superficiales, respuestas prêt-à-porter, no. El Espíritu nos pide que escuchemos las preguntas, preocupaciones, esperanzas de cada Iglesia, de cada pueblo y nación. Y también escuchar al mundo, a los desafíos y cambios que nos enfrenta. No insonoricemos el corazón, no nos encerremos en nuestras certezas. Las certezas a menudo nos cierran. Escuchémonos unos a otros.

Finalmente, discierne. El encuentro y la escucha mutua no son un fin en sí mismo, lo que deja las cosas como están. Al contrario, cuando entramos en diálogo, nos cuestionamos, en el camino, y al final ya no somos los mismos de antes, hemos cambiado. El Evangelio de hoy nos lo muestra. Jesús siente que el hombre que tiene delante es bueno y religioso y practica los mandamientos, pero quiere llevarlo más allá de la simple observancia de los preceptos. En el diálogo, le ayuda a discernir. Le propone mirar en su interior, a la luz del amor con que él mismo lo ama, fijándolo (cf. v. 21), y discernir a esta luz a qué está realmente apegado su corazón. Sólo para descubrir que su bien no es sumar otros actos religiosos, sino, por el contrario, vaciarse de sí mismo: vender lo que ocupa su corazón para dejar lugar a Dios.

También es una indicación preciosa para nosotros. El Sínodo es un camino de discernimiento espiritual, de discernimiento eclesial, que se desarrolla en la adoración, en la oración, en el contacto con la Palabra de Dios. Y la segunda lectura de hoy nos dice que la Palabra de Dios “es viva, eficaz y más aguda que cualquier espada de doble filo; penetra hasta la división del alma y del espíritu y examina los sentimientos y pensamientos del corazón” (Hb.4, 12). La Palabra nos abre al discernimiento y lo ilumina. Orienta el Sínodo para que no sea una “convención” Eclesial, una conferencia de estudio o un congreso político, para que no sea un parlamento, sino un evento de gracia, un proceso de curación dirigido por el Espíritu. En estos días Jesús nos llama, como hizo con el rico del Evangelio, a vaciarnos, a liberarnos de lo mundano, y también de nuestros cierres y modelos pastorales repetitivos; preguntarnos qué quiere decirnos Dios en este tiempo y en qué dirección quiere llevarnos.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buen camino juntos! Que seamos peregrinos enamorados del Evangelio, abiertos a las sorpresas del Espíritu Santo. No desaprovechemos las oportunidades de gracia del encuentro, de la escucha mutua, del discernimiento. Con la alegría de saber que, mientras buscamos al Señor, es él quien primero viene a nuestro encuentro con su amor.

Foto: Vatican News

(23)

DONA AHORA