1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. La celda 21 de Auschwitz todavía tiene grabado un Sagrado Corazón

La celda 21 de Auschwitz todavía tiene grabado un Sagrado Corazón

La celda 21 de Auschwitz todavía tiene grabado un Sagrado Corazón
97
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Estas torpes esculturas de pared son tan conmovedoras e inspiradoras como cualquier obra maestra de Caravaggio.

(Aleteia) El arte católico ha cumplido muchas funciones a lo largo de la historia, desde la educación en la fe hasta la inspiración espiritual. Sin embargo, las obras de arte más famosas y preciadas palidecen en comparación con un simple grabado en la pared de un campo de prisioneros nazi. Aunque no hay color y poca definición, la pieza fue grabada en el momento más desesperado del artista. La obra expresa esperanza y una confianza en Cristo que se opone al terror y la desesperación que infundían los campos de concentración.

En el infame campo de prisioneros de la Segunda Guerra Mundial, Auschwitz, no faltan historias inspiradoras sobre la perseverancia católica frente a la persecución. Fue allí donde San Maximiliano Kolbe se sacrificó para salvar a un judío, que sobrevivió al cautiverio y asistió a la beatificación de Kolbe.

El ejemplo de San Maximiliano Kolbe ha inspirado e inspirará devoción durante generaciones.

Los grabados

Muy cerca de la celda donde san Maximiliano Kolbe encontró su destino, encontramos aún otro ejemplo de la perseverancia de la fe católica. Allí, en la celda 21 de la prisión, hay dos imágenes: El Sacratísimo Corazón de Jesús y la Crucifixión.

 

Sor Kathy DeVico, abadesa del monasterio de Redwoods, identifica al artista como Stephan Jasienski, subteniente de las Fuerzas Armadas de Polonia. Jasienski, un prisionero de guerra, talló estas imágenes con sus propias uñas. Murió en Auschwitz en 1944, pero su proclamación de fe permanece en la pared hasta el día de hoy.

Sobre el artista, la abadesa DeVico escribió:

¿Qué impidió que el corazón de Stephan se endureciera de amargura? ¿Qué le impidió «odiar» a sus enemigos? Claramente, su oración, su objetivo, mientras estaba sentado en su celda de la prisión dibujando esta imagen con sus uñas, era que su corazón se volviera como el corazón de Cristo. «El corazón de Jesús representa nuestro corazón más verdadero» … quizás Stephan encontró su corazón a través del corazón de Cristo.

Vida en Auschwitz

(97)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies