1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. Un san José que, como hacen los padres, lleva a su Niño a hombros

Un san José que, como hacen los padres, lleva a su Niño a hombros

Un san José que, como hacen los padres, lleva a su Niño a hombros
49
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El escultor francés Luc de Moustier presenta la figura del padre en un san José vigoroso que lleva a Jesús a hombros y se deja guiar por el Niño Dios

(Aleteia) Luc de Moustier era ingeniero. Sin embargo, la vida profesional no le llenaba en absoluto. Después de dos procesos de burnout, quemado del trabajo, en 2006 decidió hacer una peregrinación a Israel. Pedía a Dios que acabara con su inquietud interior.

En Tierra Santa descubrió que su auténtica vocación era ser artista, “contemplar la belleza y comunicarla”, como él afirma.

De regreso a Francia, su país, dio sus primeros pasos como pintor primero y luego como escultor.

Las apariciones de Cotignac

Además de un pesebre gigante que preparó para la iglesia de Saint-Honoré-d’Eylau (París), ha creado una preciosa escultura de san José, que se ha colocado en el estacionamiento del monasterio de Cotignac. Se trata de una población próxima a la Costa Azul, a 40 kilómetros del mar Mediterráneo, famosa porque es el único lugar del mundo en el que se apareció san José solo.

Esta aparición ocurrió el 7 de junio de 1660. San José se apareció a un joven pastor en el monte Bessillon, junto a Cotignac. Ha sido oficialmente reconocida por la Iglesia Católica. A ello se suma que en el siglo XVI allí se había aparecido la Virgen, en la advocación de Virgen de Todas las Gracias.

Moustier quiso expresar un carácter contemporáneo a la figura de san José. Por este motivo, la escultura tiene algunos rasgos singulares.
LUC DE MOUSTIER
La escultura de san José, como un padre llevando a su hijo a hombros

San José está con el Niño Jesús y lo lleva a hombros. Es un gesto que Moustier identifica con los padres cuando cargan con los pequeños. Sin embargo, es el Niño Jesús quien indica el camino a san José con su brazo extendido.

LUC DE MOUSTIER

«Una mirada chispeante»

En cuanto al Niño, un día de finales de junio de 2016, Moustier salía de misa y se encontró con un niño de 3 años “con una mirada chispeante de picardía”: ¡ese sería su modelo!, pensó, inmediatamente fue a pedir permiso a sus padres para poder contar con él.

Además del de piedra en Cotignac, la escultura tiene un segundo ejemplar hecho en resina, que sirvió para la Marcha de Padres a Notre-Dame de París ya en 2016. Es un acto público que va por las calles cercanas a la catedral cada 19 de marzo.

Marcha de San José, peregrinación de los padres de familia a Notre-Dame. París, 16 de marzo de 2019.

Para el proceso de elaboración de la escultura, Moustier contó con un crowdfunding que logró donativos de muchas personas, y también con los organizadores de la Marcha.

Otras esculturas medievales con esa postura activa de san José

Para este artista, la mano de Dios se hace notar en detalles de su trabajo. Por ejemplo, cuando pensaba en la postura de movimiento que había dado a san José, su esposa encontró una iconografía de la Sicilia del siglo XII en la que el santo Patriarca aparece en esa posición.

También descubrió que otra imagen del siglo XIV en Serbia tiene la misma postura. Era un san José que llevaba a Jesús a sus espaldas en el regreso de Egipto. Para él esto le animaba a proseguir, pensando que se unía a la tradición de los artistas cristianos que le han precedido.

(49)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies