1. Home
  2. VIDEOSMater Mundi TV
  3. Hermana Francisca Sierra: «Mi vida consagrada la entiendo como un regalazo de Dios»

Hermana Francisca Sierra: «Mi vida consagrada la entiendo como un regalazo de Dios»

285
0

La hermana Francisca Sierra Gómez es Superiora General de las Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús, además es muy activa en redes sociales y colabora de forma habitual colaboradora en medios de comunicación de la Iglesia. Autora de numerosos libros entre los que se encuentra, Encuentros con Jesús, reflexiones para domingos y las fiestas. Hoy viene a contarnos su historia de vocación y cómo congregaciones como a la que ella pertenece saben adaptarse a los nuevos tiempos. «Mi vida consagrada la entiendo como un regalazo de Dios, como un asombro y como un agradecimiento grandísimo», comenta la hermana. Y es que siempre en su vida ha estado presente el agradecimiento por pertenecer a un proyecto del que el Señor ha querido que forme parte y el sentirse de esa forma querida. Ya de de pequeña la vida de Francisca Sierra fue una aventura como ella la llama.

De padres sencillos y ejemplares tuvo la suerte o bendición de ser la sobrina de una mujer muy enamorada de Jesús. Su tía entró en la vida religiosa en las Siervas de San José. Ahí el Señor le llamó y le pidió con mucha insistencia que se dedicara a transmitir ese amor a los pobres y a los abandonados. Más adelante dejó esa congregación para formar a la que ahora pertenece la hermana Sierra. «En este momento ya desde muy joven estaba a su lado siempre. Ella me ha transmitido un amor enorme, un cariño a este Jesús, al corazón y ella con todo lo que pasó en su historia viendo todos los desastres de la guerra y la pobreza sintió que tenía que transmitir este reino, este amor de Jesús a los más pobres», explica. Así comenzó y de esta forma la hermana siguió sus pasos y fue formada por su tía humanamente y espiritualmente. «Hice con ella todos los estudios en la Congregación ya y cuando murió siendo yo su secretaria me pidió insistentemente que siguiera pilotando la congregación que dejaba. A mí me costó mucho ya que era muy joven», recuerda. ¿Quieres conocer como terminó esta aventura llamada vocación?

¡No te pierdas el testimonio completo!

Síguenos en: Facebook

Twitter

(285)

DONA AHORA