1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. La importancia de no tenerle miedo a la muerte: reflexión de un Arzobispo

La importancia de no tenerle miedo a la muerte: reflexión de un Arzobispo

La importancia de no tenerle miedo a la muerte: reflexión de un Arzobispo
39
0

(ACI) El Arzobispo de Arequipa, Mons. Javier del Río Alba, hizo una reflexión sobre la muerte y dijo que es importante estar en gracia de Dios para estar preparado cuando esta llegue, en vez de temerle, especialmente ahora ante la segunda ola del coronavirus en el Perú que podría ser más grave que la primera.

En su mensaje semanal titulado “La hermana muerte”, el Arzobispo explicó que es importante para todos que “en lugar de temer a la muerte y evitar pensar en ella”, los fieles hagan lo posible para “estar siempre en gracia de Dios y listos para partir de este mundo”.

Según las cifras oficiales del Ministerio de Salud, en lo que va de 2021 han fallecido 1.090 personas a causa del coronavirus, y solo en las últimas 24 horas han muerto 101 personas.

En total, los casos de COVID-19 en el país llegan al 1.064.909, de los cuales 982.111 se han recuperado y han fallecido 38.871. Además, los medios informan cotidianamente de la escasez de camas para pacientes en cuidados intensivos.

“Sabemos, sin embargo, que si bien esas medidas son útiles, no son infalibles ya que nos encontramos ante un virus impredecible y en cualquier momento podemos ser contagiados”, agregó.

El Prelado indicó que “esta pandemia sigue poniendo de manifiesto la fragilidad del ser humano y recordándonos que la muerte nos puede llegar en cualquier momento. Algo en lo que por lo general se evita pensar y que, al decir del filósofo y escritor Albert Camus, todo el mundo vive como si nadie lo supiese, pese a que, en realidad, debería trastornar toda nuestra vida (El mito de Sísifo, 1942)”.

“Nada más cierto que la muerte y al mismo tiempo nada menos atractivo como tema de conversación o, incluso, de meditación personal”, destacó.

En su opinión, esto ocurre por dos razones. “Por un lado, a la angustia que genera pensar en ella porque, en cierto sentido, contradice esa sed de infinito que, aunque sea de modo inconsciente, habita en todo hombre”.

Por otro lado “porque no siempre se conoce en qué consiste la muerte. Por ello, quisiera aprovechar estas breves líneas para recordarles que la muerte no es el final de la vida humana. Ni siquiera es su interrupción. El hombre es una unidad de alma espiritual y cuerpo material”.

El Prelado indicó que “en la muerte el hombre deja de existir temporalmente en el cuerpo, pero sigue viviendo en el alma hasta que esta se vuelva a unir al cuerpo, ya transfigurado, el día en que Jesucristo retorne glorioso y se dé la resurrección de la carne”.

Mons. Del Río dijo luego que con la muerte “la vida no se acaba, solo se transforma. Los que mueren en gracia de Dios son introducidos con Cristo en la vida eterna; primero con el alma, en la que siguen existiendo y en la que, previamente purificados, entran ya en el cielo por toda la eternidad, en la cual se les unirá más adelante el cuerpo”.

Si se vive y se muere en gracia de Dios, concluyó el Arzobispo de Arequipa, “podremos decir con San Francisco de Asís: ‘Alabado seas mi Señor, por nuestra hermana muerte corporal, de la cual ningún viviente puede escapar’ (Cántico de las Criaturas)”.

(39)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies