1. Home
  2. CULTURA
  3. Nuestros aliados en momentos decisivos: los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Nuestros aliados en momentos decisivos: los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Nuestros aliados en momentos decisivos: los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
60
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El 29 de septiembre celebramos a los Santos Arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael. ¿Quiénes son y por qué les rezamos?

Los arcángeles son uno de los nueve coros de ángeles. Justo encima de los ángeles, son -como ellos- mensajeros celestiales, pero especialmente encargados de anunciar grandes acontecimientos. Este fue el caso cuando el ángel Gabriel vino a anunciarle a María que esperaba al Mesías. Aunque varias tradiciones mencionan la existencia de 7 arcángeles, la Biblia menciona claramente sólo 3 nombres de arcángeles.

El Arcángel Miguel “¿Quién es como Dios?” – aparece en la batalla final descrita por San Juan en el libro del Apocalipsis. “Entonces se desató una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron contra el dragón. Lucharon el dragón y sus ángeles, “pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo.”(Apocalipsis 12, 7-8). A la vez protector del pueblo de Dios y defensor contra Satanás, a San Miguel se le puede rezar por nuestras luchas interiores personales, así como por intenciones más globales para la Iglesia o el mundo.

El Arcángel Gabriel “Fuerza de Dios”– es el ángel de la Anunciación y también le comunica a Zacarías el embarazo de su esposa Isabel. San Gabriel es, además, mencionado en el Antiguo Testamento, donde se le aparece al profeta Daniel: “Mientras yo, Daniel, contemplaba esta visión y trataba de entender su interpretación, un ser parecido a un hombre vino y se puso delante de mí. Y oí una voz humana en medio del río Ulai que le gritaba: “Gabriel, haz que éste entienda lo que ha visto”. (Daniel 8:15-16)

El Arcángel Rafael “Dios sana”– es el que acompaña, vela por Tobit y le cura de su ceguera: “Sepa, pues, esto: cuando oraste, Tobit, y Sara oró de su lado, fui yo quien presentó tu oración en la gloriosa presencia del Señor. También le presenté tus obras cuando estabas enterrando a los muertos”. (Tobit 12:12). Es el ángel sanador al que se dirigen muchas oraciones de curación, pero también el patrono de los viajeros.

Fuente: Hozana.org

(60)

DONA AHORA