1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Viernes 11º del Tiempo Ordinario.- Feria. 18-06-2021

Viernes 11º del Tiempo Ordinario.- Feria. 18-06-2021

34
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

“Porque donde está tu tesoro, allí estará tu corazón”

Evangelio según S. Mateo 6, 19-23

Dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, y donde los ladrones abren boquetes y los roban. Haceos tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los roen, ni ladrones que abran boquetes y roban. Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Si, pues, la luz que hay en ti está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!».

Meditación sobre el Evangelio

N os previene otra vez contra la riqueza; sabe Jesús que aunque ella ni es buena ni mala, sino según el corazón que la posee, suele dañar al hombre con su posesión; se metaliza el alma, se endurece el corazón, le sale soberbia, el hombre pone la esperanza en ella más que en Dios, a ella se dedica en vez de al prójimo, desampara al prójimo por ella… Jesús nos disuade del empeño en poseerla, porque nos va a robar el corazón; además, ¡tantas veces las riquezas engañaron y frustraron tu esperanza desvaneciéndose!, pero el amor es un tesoro depositado en Dios Cielo, que nunca defrauda.

Le preocupa a Jesús por el daño que suele padecer con ellas la caridad. Tanto más le inquieta cuanto que será un ardid del diablo para corromper a la Iglesia; ofrecerá riquezas a los dignatarios, riquezas a las órdenes religiosas, facilitará ricos para la Iglesia, y los ricos y sus riquezas pesarán en ella. Insiste en aclarar este punto. No haya engaño; comúnmente la riqueza está enfrente de Dios. Aunque se pueden dar algunos que su riqueza la usen para el prójimo, lo mismo que a la vaca se le extrae la leche para repartirla a los hombres, no suele ser así sino todo lo contrario; se convierte el dinero en un ídolo al que se sirve y por el que se pena, por el que se suda y llora, por el que consumen la vida; a menudo es un ídolo antropófago que requiere para alimentarse carne humana. Lo reconocerá o no; pero sepa quien viva para el dinero, que no vive para Dios; sepa quien vive para ser rico, que no vive para el prójimo; aunque vaya a misa y cumpla ritos y cultos; sepa que está representando una comedia en que el primer engañado es él. Porque siempre ha sido axiomático que quien está por el enemigo está contra el adversario; el que da su corazón a la riqueza, se lo quita a los hijos de Dios.

Es necesario de todo punto conocer la verdad, poseer el criterio luminoso. El que recusa la verdad se arranca los ojos; la verdad es Jesús. El que conoce la verdad aunque no la practique, tiene remedio; porque sabe dónde está la vida y puede ir por ella, dónde está Dios y quién es Dios y puede poseerlo. Mas quien rechaza la verdad, aunque la trae clara Jesús; quien se encierra en sus criterios y juicios, en sus consejos e ideas, no tiene vuelta; porque tomará mal por bien, y mentira por verdad, pues se inhabilitó para Dios; lo mismo que al cuerpo al que se le vacía los ojos, no es sino tinieblas. ¡Desdichada historia la del que extirpó la luz!, se arrancó los ojos y puso en sus órbitas la oscuridad.

Así son los que no reciben las enseñanzas resplandecientes de Jesús en la montaña.

(34)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies