1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. La «levitación» de los santos: algunos milagros extraordinarios, concretos y documentados

La «levitación» de los santos: algunos milagros extraordinarios, concretos y documentados

La «levitación» de los santos: algunos milagros extraordinarios, concretos y documentados
43
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

(Religión en Libertad) En la Iglesia a lo largo de su historia la levitación es uno de los signos más llamativos sobre la posible santidad de la persona. No ha sido muy frecuente, pero se ha escrito mucho y se ha atribuido a grandes santos, aunque la devoción también se ha encargado de extenderla más de lo que probablemente haya sucedido.

La levitación es un hecho muy concreto y visible, pues suspenderse en el aire es algo realmente extraordinario. Pero a diferencia de la incorrupción, sus efectos son muy limitados en el tiempo por lo que en este caso los relatos de los testigos presenciales son de vital importancia.

Precisamente sobre la levitación investiga Adam Blai en su nuevo libro The Catholic Guide to Miracles: Separating the Authentic from the Counterfeit (La guía católica de los milagros: Separando lo auténtico de lo falso). El autor es un laico, perito de la Diócesis de Pittsburgh, experto en demonología y exorcismos. Lleva años dedicándose a la formación de sacerdotes, seminaristas y laicos. Es miembro auxiliar de la Asociación Internacional de Exorcistas y colabora con el exorcista diocesano desde hace años.

En un artículo en Catholic Exchange, Blai explica que en todo lo concerniente a lo milagroso y lo extraordinario, como es la levitación, la Iglesia ha estado en guardia contra la exageración o la invención. Es muy importante contar con el testimonio directo de la persona que levitó, o de aquellos que presenciaron la levitación, e incluso entonces, la Iglesia examina detenidamente la confiabilidad y las motivaciones de los testigos. Un ejemplo de este tipo de investigación se puede encontrar en las afirmaciones sobre San Francisco de Asís.

San Francisco de Asís

¿Levitó San Francisco de Asís?

San Buenaventura nació en 1221, cinco años antes de que Francisco muriera. Ingresó en la Orden de los Frailes Menores (los franciscanos) y se convirtió en el séptimo líder de la orden. Aunque se le conoce principalmente como filósofo, Buenaventura también escribió sobre el fundador de su orden, incluida la afirmación de que a menudo se encontraba a San Francisco levitando en el aire durante los éxtasis espirituales. Los informes de escritores posteriores se hicieron eco y ampliaron estas afirmaciones, diciendo que San Francisco se elevaba hasta las copas de los árboles y, a veces, al cielo, donde apenas se lo podía ver.

La dificultad es que en 1245 (diecinueve años después de su muerte), la Iglesia había realizado una investigación detallada sobre la vida de Francisco. Las autoridades entrevistaron a muchas personas que lo conocían, y ninguna mencionó la levitación. Entonces, o San Buenaventura tuvo acceso a materiales que no han sobrevivido, o las historias de levitación fueron una invención que Buenaventura escuchó y repitió como un hecho. A menudo se hace creer que las personas en el pasado, especialmente en la Iglesia, eran fácilmente engañadas o indiferentes a los hechos, pero la Iglesia, a lo largo de su historia, ha aplicado los mejores métodos disponibles para llegar a la verdad de los milagros.

Rara vez el desarrollo de estas afirmaciones se debió al engaño: más bien, los escritores piadosos transmitieron historias que surgieron de los devotos de los santos. Dado este patrón, ¿se deberían descartar todas las afirmaciones de levitación en la vida de los santos? No, parece que no.

Santa Teresa de Ávila

El autor explica también que hay buenas razones para creer que santa Teresa de Ávila levitó en varias ocasiones. Sus levitaciones fueron presenciadas repetidamente por muchas personas. También existen los relatos de la propia santa: describió la experiencia en su autobiografía. Aunque prefería no hablar de tales asuntos, escribió el libro obedeciendo a su superior. Aquí describe cómo resistió estos raptos que a veces la llevaron a la levitación:

“Estos efectos son muy llamativos. Uno de ellos es la manifestación del gran poder del Señor: como no somos capaces de resistir la voluntad de Su Majestad, ni en alma ni en cuerpo, y no somos nuestros propios dueños, nos damos cuenta de que, por molesta que sea esta verdad, hay una más fuerte que nosotros, y que estos favores son otorgados por Él, y que nosotros, por nosotros mismos, no podemos hacer absolutamente nada. Esto nos imprime una gran humildad. De hecho, confieso que me produjo un gran miedo, al principio un miedo terrible. Uno ve cómo se levanta el cuerpo del suelo; y aunque el espíritu lo arrastra hacia sí mismo, y si no se ofrece resistencia, lo hace con mucha suavidad, uno no pierde el conocimiento; al menos, yo mismo he tenido lo suficiente para permitirme darme cuenta de que estaba siendo elevada”.

Cuadro de Santa Teresa y San Juan de la Cruz levitando

Cuadro de Santa Teresa y San Juan de la Cruz levitando del pintor José García Hidalgo.

El obispo Diego de Yepes la conocía bien y escribió una de sus muchas biografías. Una vez, después de recibir la Comunión de él a través de la reja del convento, ella comenzó a levantarse. El obispo plasmó sus súplicas mientras se agarraba a los barrotes para detener su ascenso: “Señor, por una cosa de tan poca importancia como es que me haya privado de este favor Tuyo, no permitas que una criatura tan vil como yo sea tomada por una mujer santa”.

Hay anécdotas similares contadas por monjas que vieron levitar espontáneamente a Santa Teresa. Después de los hechos, les ordenó que nunca hablaran de ello, pero más tarde, bajo la obediencia de las autoridades superiores durante la investigación de la Iglesia sobre su vida, describieron estos sucesos. Por su parte, Santa Teresa estaba muy avergonzada por sus levitaciones y oró para que se detuvieran, y según todos los informes, disminuyeron enormemente en su vida posterior.

San José de Cupertino

Seguramente el santo más famoso por sus levitaciones es José de Cupertino (1603-1663). José tuvo una infancia muy difícil. Hoy probablemente habría sido acusado de sufrir algún tipo de trastorno psiquiátrico. Al parecer, no era inteligente y se le dio el sobrenombre del “boca abierta” porque a menudo miraba al vacío con la boca abierta. Mientras tanto, quizás debido a sus limitaciones y la respuesta de los demás a ellas, desarrolló mal genio. Para empeorar las cosas, su padre murió cuando José era muy joven.

José quería unirse a los franciscanos, pero debido a su falta de educación, no lo aceptaron. Luego fue aceptado por los capuchinos, pero lo expulsaron después de ocho meses. Su madre no quería que volviera a casa, por lo que le pidió a su hermano, un monje franciscano, que lo aceptara como sirviente en su monasterio. Su hermano estuvo de acuerdo y asignó a José a cuidar del ganado. Con el tiempo, el temperamento de José se suavizó y comenzó a desempeñarse mejor en su trabajo, lo suficientemente bien como para que los franciscanos le permitieran estudiar para convertirse en sacerdote. Fue ordenado sacerdote en 1628.

San José de Cupertino

Después de su ordenación, José realizó muchas penitencias, incluido un ayuno riguroso, y por lo general solo comía alimentos sólidos dos veces por semana. Luego comenzó a sentir éxtasis espiritual cuando decía Misa o miraba imágenes devocionales. Durante estos éxtasis, a menudo levitaba a unos pocos centímetros del suelo. Sus levitaciones eran tan frecuentes que la gente empezó a ir a verle. Durante la investigación de su causa de santidad, las autoridades corroboraron al menos setenta ocasiones en las que levitó en presencia de testigos.

Un ejemplo notable ocurrió durante una visita a Italia del embajador español. El embajador había visitado a José en su celda monástica y estaba tan impresionado que quiso regresar con su esposa. José entró en la iglesia donde la pareja esperaba encontrarse con él y, al ver una estatua de María, elevada tres metros en el aire, voló sobre la multitud hacia la estatua, oró, voló de regreso a la puerta y regresó a casa. Más tarde, la Iglesia tomó declaraciones de varias personas que estaban allí ese día, y sus historias fueron consistentes.

Hubo muchos otros casos que fueron investigados de manera similar, incluido uno frente al Papa Urbano VIII. En ese momento era costumbre besar los pies del Papa, en señal de respeto al Santo Padre. Cuando José lo hizo, se elevó en el aire y pudo volver a bajar solo cuando su superior le ordenó que lo hiciera. El Papa Urbano VIII dijo que si José moría mientras él vivía, testificaría de la levitación que ocurrió en su presencia.

Después de un tiempo, las levitaciones de José se convirtieron en un problema para el monasterio. Algunos pensaron que los episodios eran demoníacos, y fue denunciado por brujería e investigado por la Inquisición. Lo enviaron a un monasterio en Asís para observación. Se le ordenó que no dijera misas públicas y que cesara por completo las apariciones públicas. Pero sus levitaciones continuaron en el monasterio, y pronto fue relegado a su celda y ni siquiera se le permitió comer con los otros frailes. José usó este aislamiento para acercarse a Dios en oración. Finalmente, la inquisición determinó que no estaba practicando la brujería y le permitió regresar a la vida monástica normal. José de Cupertino murió en 1663 a la edad de sesenta años y fue canonizado en 1767 por el Papa Clemente XIII.

Mariam Baouardy

La hermana Mariam Baouardy fue canonizada por Francisco en 2015

Santa María de Jesús Crucificado (Mariam Baouardy)

Un ejemplo más reciente de levitación es Santa María de Jesús Crucificado (1846-1878), quien fue canonizada el 17 de mayo de 2015 por el Papa Francisco. El 22 de junio de 1873, la santa no estaba en la cena y sus compañeras monjas fueron a buscarla. La encontraron en equilibrio sobre un gran tilo, cantando. La maestra de novicias le ordenó que bajara sin lastimarse, y ella obedeció de inmediato.

Las monjas documentaron siete ocasiones más en las que levitó. Como es habitual en estos casos, algunos sospecharon de ella por engaños, por lo que la espiaron y observaron, pero no se pudo descubrir una explicación natural.

Hay una maravillosa inocencia, incluso infantil, -afirma el autor- en las historias de las levitaciones de la hermana María. Ella pasaba de rama en rama del árbol mientras cantaba el amor de Dios. Al final de su vida, los testigos dieron fe de ocho episodios de este tipo, todos en el patio de su monasterio. En ella se puede ver cómo un amor simple y fiel a Dios a veces puede hacer que se supere cualquier limitación. Por lo general, esto sucede interiormente a través de la conversión del alma por la gracia, pero a veces, en circunstancias extraordinarias, puede ocurrir externamente a través del cuerpo.

(43)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies