1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. Anfrosina, la niña de 13 años que recibía visitas de la Virgen y que le adelantó la fecha de su muerte, ya es «venerable»

Anfrosina, la niña de 13 años que recibía visitas de la Virgen y que le adelantó la fecha de su muerte, ya es «venerable»

Anfrosina, la niña de 13 años que recibía visitas de la Virgen y que le adelantó la fecha de su muerte, ya es «venerable»
93
0

(Cari Filii-Javier Lozano) El pasado 24 de abril el Papa Francisco reconocía las virtudes heroicas de la pequeña Anfrosina Berardi, fallecida con apenas 13 años y que en vida recibía mensajes de la muerte, hasta el punto de que María le adelanto la fecha de su muerte, que sería el 13 de marzo de 1933.

La pequeña nació en una familia de fe y desde el principio vieron que era especial con una vida marcada por una sensibilidad extraordinaria, vivencias místicas y dones especiales que culminaron con una enfermedad y dos años de un gran sufrimiento hasta la muerte.

A fines de abril de 1931, Anfrosina comenzó a experimentar fuertes dolores abdominales. Los padres, al ver que persistían los dolores, llamaron a la doctora Elia Agnifili, quien ordenó su hospitalización inmediata en el hospital San Salvatore de L’Aquila.

En realidad se trataba de apendicitis de la que fue operada cuatro días después, fiesta de la Ascensión del Señor. De regreso a casa, no pudo recuperarse adecuadamente: seguía sin apetito y pronto las dolencias anteriores volvieron a comenzar. Para tratar de distraerla, su hermano mayor, Domenico, la invitó a mudarse con su madre a Roma y la inscribió en la escuela “Dante Alighieri”, para que no perdiera los estudios.

Fue un intento en vano: los dolores llevaron a la pequeña hasta el punto de obligarla a andar inclinada. Las radiografías a las que fue sometida notaron que se estaba produciendo una obstrucción intestinal progresiva, para la cual no había remedio, ni siquiera una nueva intervención.

El médico de familia, a pesar del diagnóstico, estaba convencido de que ella no quería comer: sin escuchar sus protestas le ordenó correr doscientos metros. Al final del viaje, se desmayó en los brazos de su madre, sin quejarse.

Anfrosina, con un abrigo claro, en el centro de la imagen junto a su familia

La mayor preocupación que tenía Anfrosina era morir sin haber recibido la Primera Comunión y Confirmación. El miércoles 13 de octubre de 1932, en la iglesia parroquial de San Marco, recibió los sacramentos junto a sus compañeros de mano del arzobispo monseñor Gaudenzio Manuelli.

Su hermano Domenico, hacia el mes de febrero de 1933, quiso intentar una última consulta médica. La niña, al enterarse de él, lo llamó a su habitación y le reveló, con serenidad, que sabía que estaba a punto de morir, para lo cual las medicinas y los médicos ya no le servían. De hecho, a partir de ese mes nunca se levantó de la cama: al contrario, durante más de dos meses permaneció completamente tumbada. No le importaba su cuerpo: pensaba, en cambio, en la salvación del alma en el Paraíso, a la que se referían las tarjetas sagradas que a menudo tenía en la mano y que no soltaba, sobre todo en los momentos de mayor dolor

Durante ese tiempo, comenzaron a manifestarse en ella episodios extraordinarios: a menudo parecía fuera de sí, decidida a conversar con presencias invisibles. Cuando se recuperó dijo, con toda sencillez, que la Virgen había venido a verla para revelarle algunas cosas.

En poco tiempo, su nombre era conocido en todos los Abruzos. El número de visitantes aumentó con el paso de los días, y ella los recibió a todos con paciencia, recomendándoles que se encomendaran a la Virgen, que retomaran el acercamiento a los sacramentos y que rezaran por los difuntos.

Y es que también se desarrolló en ella la capacidad de leer el corazón, invitando a la conversión especialmente a quienes se acercan a ella en estado de pecado.

A finales de febrero anunció a sus seres queridos: “El 2 de marzo, a las 2 de la madrugada, iré al cielo. La Virgen me dijo que vendría a llevarme”.

A la hora señalada, tuvo un nuevo encuentro sobrenatural, al final de la cual afirmó que Nuestra Señora le había permitido quedarse a sufrir un poco más y que el día de su muerte le sería predicha por el alma de su tío Serafino. Como los presentes seguían incrédulos, la niña afirmó que la Virgen le había dado un beso en la frente. En los días que le quedaban de vida continuó recibiendo visitas y despidió a todos con un saludo: “Que la Virgen los acompañe”.

El jueves 9 de marzo, Anfrosina afirmó que había venido el alma de su tío Serafino a decirle que moriría el domingo 12. Ese día, alrededor de las seis de la mañana se despertó con el sonido de las campanas y cantó el Ángelus; poco después explicó a los presentes que la Virgen le había dicho que antes de partir debía recibir su última Comunión y que, para fortalecerse, podía tomar una cucharada de café caliente.

A la mañana siguiente, hacia las siete, el párroco le trajo el viático. Después de la acción de gracias, pasó el tiempo que le quedaba saludando a sus padres y hermanos, reiterando su certeza: “Yo no me muero, voy al Cielo con la Virgen”.

De repente, miró a su alrededor, sonrió a sus padres, luego levantó el brazo, tal vez para trazar la señal de la Cruz en los presentes y finalmente murió Eran las diez de la mañana del lunes 13 de marzo de 1933.

Como pidió, Anfrosina fue vestida con el hábito de la Primera Comunión. Una multitud quiso ir a despedirla.

Poco tiempo después de la muerte de la niña se le atribuyeron hechos inexplicables y gracias singulares; además, fue vista en sueños por numerosas personas. En 1962 se inició el proceso de beatificación de esta niña que ofreció sus dolores por las almas.

María, Salud de los enfermos, ruega por nosotros

(93)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies