1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Martes 5º de Pascua.- Feria. 4-05-2021

Martes 5º de Pascua.- Feria. 4-05-2021

33
0

“La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde”

Evangelio según S. Juan 14, 27-31a

Dijo Jesús a sus discípulos: «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy y vuelvo a vuestro lado”. Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es mayor que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis. Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el Príncipe del mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que, como el Padre me ha ordenado, así actúo».

Meditación sobre el Evangelio

T ratando de consolarlos por su partida les acumula promesas a cuál más gratas. Les deja su paz. Qué sensación de bienestar experimenta el alma en paz; qué suavidad baña el ánimo, qué serenidad de azul; parece que se escucha la calma, de tan intensa que es. Es la presencia de Dios en forma de paz, liberación absoluta de temor y de zozobra, libertad íntima palpada en las raíces del ser. Es la libertad que confiere Dios por Padre, la libertad con que vuela sin trabas nuestro amor.No os doy la paz del mundo. Esta es armisticio exterior y maquinación; cobardes que adulan; egoístas que no quieren líos; chaqueteros que cambian de opiniones; superiores que rehuyen conflictos; tímidos que se encogen en su rincón; pacificadores que sacrifican verdad o caridad por evitar alborotos. Es la paz del mundo. No trae el amor, sino lo tiene hollado; al superior le deja que tiranice, al rico que gane sin compasión, al poderoso que abuse, al charlatán que mienta, al reverendo que siga sordo con los míseros…
En cuanto se predica el evangelio se arma un alboroto por todos éstos, un vendaval de protestas, un escándalo de voces… ¡Paz!, ¡paz!, gritan muchos. Es una paz a costa del evangelio, una paz a costa del amor. Esa paz es ponzoña, es la paz del mundo. Yo os doy paz, no como la da el mundo.

Nuevos ánimos con nueva noticia. Estáis tristes porque os he dicho que me voy; aunque añadía que volveré. No seáis bobos, parece corregirles cariñoso: ¿Me amáis, verdad?, pues alegraos. Porque voy al Padre; voy a mi gozo, a mi premio, a mi descanso, a mi riqueza. Cuánto me estimáis, cuánto me admiráis: ¿Sabéis una cosa? Que el Padre es más que yo. Él es Infinito.
Aunque yo en carne humana os resulto tan perfecto que no concebís más, soy únicamente una expresión incompleta de su Maravilla. Para eso aparecí en carne, para que empezaseis a tener conocimiento de Él, viéndome a mí. Pero Él es el Todo; tanto, que a Él incompletamente lo refiero, como hombre que soy. (Solamente como Dios, invisible como Él, le reproduce el Verbo totalmente). Si me amáis querréis mi dicha; mi dicha es ir a quien me envuelve con su grandeza y su placer. El Padre. Os anuncio de antemano mi muerte próxima, para que en lugar de alarmaros cuando ocurra, os confirméis con alegría en mi fe.
Poco me resta de estar con vosotros, pues se acerca la hora en que Satanás termine conmigo. Apellidólo príncipe del mundo, de esos hombres que no pasan a hijos de Dios, de ese mundo que no entra en el evangelio. La caridad distingue a los hijos de Dios de los hijos del diablo. Satanás los acaudilla, les adoctrina, los guía, los forma en escuadrones o en guerrillas contra la verdad. El mundo resistente a la caridad es tropa de Satanás.

Contra mí no puede nada; su poder es sobre los suyos. Yo acaudillo a los de Dios y no hace mella en mí. Puede algo o nada con los míos, según cedan o no del evangelio, según le abran resquicio para colarse en su alma. Logra Satanás algunos golpes aun en los mejores, cierto tiempo; pero cuanto más se evangelizan y se amorizan, menos logra. Con Jesús no puede nada. Con los otros puede mucho, o todo, según que no les quede rastro de Cristo. Puede en los elegidos y en Cristo ciertas desgracias temporales, tentaciones, molestias, persecuciones, muertes; pero sus almas permanecen indemnes, no las sojuzga, no las envenena, no las arrastra. En su vida divina no manda; sus golpes materiales se tornan, por la esperanza y el Padre, en aumento de vida, y se muerde las manos con rabia. Con frecuencia le dan revolcones como a un muñeco y le burlan como a una mona. «Contra mí, no puede nada». Quiere el Padre dejar que los hombres me maten, que el demonio los azuce. ¿Lo quiere el Padre?, voy allá. No porque Satanás domine los acontecimientos ni menos mi ser, sino porque el Padre con suprema ordenación da curso libre a estas asechanzas y quiere que las sufra. ¿Quiere?, voy. Le amo tanto que me place cuanto quiere. Para que conozcan todos lo que amo al Padre, y que no me sabe sino lo que le gusta, ¡vamos!

Cabal amor del Hijo al Padre. El Padre le ha mandado amar, y nos ha amado; le ha mandado por nosotros morir, y muere. El mandamiento del Hijo a los hombres ha sido primero del Padre al Hijo. Ha sido un mandato paternal, que no necesitaba intimación para cumplirse; mitad orden y mitad deseo. Jesús conoce la voluntad del Padre y no piensa sino realizarla. «Para que vean que le amo».

«Quien me ama guarda mis mandamientos», «como yo amo al Padre y guardo sus mandamientos».

(33)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies