1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Lunes 4ª semana de Cuaresma.- Feria. 15-03-2021

Lunes 4ª semana de Cuaresma.- Feria. 15-03-2021

40
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

“Como no veáis signos y prodigios, no creéis”

Evangelio según S. Juan 4, 43-54

Salió Jesús de Samaría para Galilea. Jesús mismo había atestiguado: «Un profeta no es estimado en su propia patria». Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta. Fue Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verle, y le pedía que bajase a curar a su hijo que estaba muriéndose. Jesús le dijo: «Como no veáis signos y prodigios, no creéis».

El funcionario insiste: «Señor, baja antes de que muera mi niño». Jesús le contesta: «Anda, tu hijo vive». El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Iba ya bajando, cuando sus criados vinieron a su encuentro diciéndole que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora había empezado la mejoría. Y le contestaron: «Ayer a la hora séptima lo dejó la fiebre». El padre cayó en la cuenta de que esa era la hora en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vive». Y creyó él con toda su familia. Este segundo signo lo hizo Jesús al llegar de Judea a Galilea.

 

Meditación sobre el Evangelio

S alió para Galilea. Como un preludio cuya intención se notará más tarde, ahora en contraste con la prontitud de los samaritanos, recalca el evangelio: «Fue a Galilea, bien que el mismo Jesús suscitaba que ningún profeta es honrado en su tierra». El comienzo es feliz. A la larga será más el fracaso que el éxito: «Ay de ti Corazaín, ay de ti Cafarnaún; pues Tiro y Sidón hubieran respondido mejor y también Nínive». Le recibieron bien. ¿Cómo no, si había producido tanto ruido con portentos? Se acusa la diferencia con los samaritanos. ¿Pasarán de la traca de los milagros a la vida de la fe? Esa fe que no retumba en explosiones, sino que brota mansamente como el manantial y crece calladamente como las ramas del bosque.

Aquí es un funcionario del rey; su situación privilegiada y su dinero no le salvan de la calamidad; es Dios siempre en quien debemos esperar y siempre felizmente le necesitamos.Algo de fe trae; es que la desgracia facilita el acercamiento. Aunque es una fe todavía ramplona, carnal, puesto que va en busca de su conveniencia y no nace de un amor a Dios y a los hombres. Ama al niño, pero porque es suyo y el instinto le tiene adherido a él; no es al prójimo (especificado en su hijo con particular intensidad) es a «su» familia a quien quiere. Raspas de caridad van en tal afecto, pero no es la caridad.

Jesús siente que sólo a fuerza de prodigios sean capaces de entrar en la verdad. Les falta esa voluntad limpia y nítida que entiende enseguida el bien y lo abraza, que percibe el aire de Dios en el alma y lo respira. Sin embargo se aviene Jesús a esta mezquindad para sacarlos de ella: «Si no veis señales y prodigios no creéis».El palaciego le apremiaba; le corría prisa lo suyo y no estaba para sermones. Jesús lo miró compadecido; evitaría su duelo, y a la par intentaría esclarecerle. Caridad de Jesús. Le sanó al hijo. Se lo sanó en promesa; el hombre debería poner su fe. La puso, prestó crédito a la promesa, entregóse a la seguridad de Jesús; se despidió, y alentando fe, emprendió la vuelta.

Siete horas tardó en llegar; ya era de noche. Los judíos contaban el nuevo día desde que salían las estrellas; por eso dijeron «ayer»; nosotros diríamos, esta tarde a la una se le fue la fiebre; era la hora precisa en que Jesús le concedió la curación.

Aquella familia recobró al hijo y entró en la fe del Maestro por la caridad de Jesús,

(40)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies