1. Home
  2. VIDEOSMater Mundi TV
  3. Se alejó de Dios y la Virgen de Guadalupe de México la llevó a casa

Se alejó de Dios y la Virgen de Guadalupe de México la llevó a casa

298
0

Madre lo primero que cualquier otro adjetivo es como se define Matilde Latorre además de periodista ya que siempre ha trabajado al servicio de la Iglesia. De familia católica reconoce que nunca había sido consciente de su fe ni de su relación con Dios. “Andaba medio peleada siempre, es verdad que intenté muchas veces profundizar mucho más, quise ser monja, lo intenté por todos los medios, era un fracaso” comenta Matilde. Incluso tuvo el deseo de ser misionera. Recuerda un viaje que realizó a Medjugorje cuando este santuario mariano no era tan conocido como lo es ahora. “Viajé en el año 92 antes de empezar la carrera con las Misioneras de la Familia Herida, estaban las tropas españolas ahí”, recuerda.

Pasó un verano allí sin enterarse prácticamente de nada si la Virgen estaba presente o no. “Ni en Medjugorje fui consciente de la Virgen”. Sus años de adolescencia transcurrieron con la normalidad de estudiar y pertenecer a una familia católica pero siempre con esa convicción de que tenía que haber algo más. “Yo que siempre utilizaba la lógica, no me parecía lógico que si todo eso que decía el sacerdote, que si todo eso que estaba escrito era verdad yo tuviera que vivir así”, explica. Matilde vivía en ese ver pasar los días sin mucho más sentido que el dejarse llevar por los acontecimientos. “Salía mucho con mis amigas, viajaba pero no tenía la felicidad”. Incluso ya estando en la universidad se hacía muchas preguntas y sentía esa sana envidia de ver a aquellas personas con fe que vivían una vida plena. “Yo era incapaz de tener esa fe”. Tras desarrollar su trabajo profesional para diferentes instituciones de a Iglesia seguía en esa incesante búsqueda.”Yo sabía que existía Dios y quería creer en Él y en la Virgen”. En esos años logró resignarse con esa sensación de quedarse en esa situación de no indagar en su relación de Dios. Matilde se casa y tiene hijos. Pero hay un punto de inflexión en la vida de Matilde y es el fallecimiento de la hija de Matilde. “Cuando nació lo único que pensaba es que se bautizara.

La pudimos bautizar. Recé mucho, pasaba muchas horas en la capilla. Mi hija tenía en la cuna de la UCI la medalla de la Milagrosa”, recuerda. En ese momento Matilde se enfadó con Dios y se alejó de él. “Estuve en esos años sin comulgar, sin confesar, sin rezar, la tristeza era la de un duelo”. Tras pasar ese desierto espiritual de levantarse cada día como una autómata y revisar mil religiones que la pudieran ayudar. Trabajando para una institución católica le llega la oportunidad de irse a México porque iban a abrir allí una sede. Habló con el director transmitiéndole su deseo de irse al país azteca. En un encuentro que tenía con Monseñor Lira entró a la Basílica de Guadalupe le dijo que cada vez que viniera aquí tenía que ir a la Basílica a saludar y a despedir a la Virgen. “Entré en la Basílica, vi a la Virgen, se paró el tiempo. En ese tiempo sólo vi imágenes de peregrinos. No me acuerdo de más. Había pasado tres horas arrodillada llorando”, recuerda.

A partir de ahí todo cambió. ¿Quieres conocer el final de la historia?

¡No te pierdas el testimonio completo, te emocionará!

Síguenos en: Facebook

Twitter

(298)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies