1. Home
  2. PROGRAMAS¿Quién es quién? Padre Valentín
  3. La Cuaresma es un tiempo de liberación que nos prepara para la Semana Santa

La Cuaresma es un tiempo de liberación que nos prepara para la Semana Santa

132
0

Os presentamos un programa más del Padre Valentín para darnos a conocer diferentes personajes de la Biblia, acercarnos a su figura y a lo que significaron en su tiempo. El capítulo de hoy trataremos el comienzo de la Cuaresma y este tiempo de preparación que tendremos antes de la llegada de la Semana Santa. Para ello tenemos la Cuaresma, y el gran pórtico como lo llama el Padre para la entrada a la Cuaresma es el Miércoles de Ceniza.

“Un día penitencial por excelencia. Solemos asociar la penitencia a algo triste pero todos los santos nos dicen que debemos purificarnos para poder disfrutar de verdad de esa unión con Cristo”, explica el Padre. De hecho, el Padre nos comenta que si leemos a los grandes místicos como San Juan de la Cruz que tiene un libro precioso, ‘La Subida al Monte Carmelo’, él en toda la primera parte del libro habla de cómo el alma tiene que romper cadenas y liberarse de los afectos desordenados del corazón, es decir, de esas pequeñas esclavitudes para poder gozar de la amistad con Dios. “Este es el tiempo de Cuaresma, un tiempo de liberación. Por eso, el Miércoles de Ceniza comienza con una jornada de ayuno, de abstinencia y de penitencia, que en el fondo es una jornada en la cual queremos abrir hueco a Dios”.

Para ahondar en este punto, el Padre nos explica un tema que está relacionado con la Biblia y con lo que los rabinos solían enseñar en la época de Jesús y que entroncan directamente con las ideas nuestras cristianas acerca de la penitencia. “Y es que en la Sagrada Escritura, el mandamiento principal es, amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerza”. Y es que en la época de Jesús los rabinos solían decir que para cumplir con este precepto hacía falta la oración, la limosna y la penitencia. Porque ¿qué es la oración? la oración es la entrega de todo el afecto de tu corazón a Dios, es decir, “Amarás al señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, pues hace falta la penitencia, el ayuno. ¿Por qué?

 

¡No te pierdas el programa completo!

 

Síguenos en: Facebook

Twitter

(132)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies