1. Home
  2. VIDEOSMater Mundi TV
  3. Javier González: Cuando volví de las misiones mi vida cambió, me eché a llorar y recé con mi madre

Javier González: Cuando volví de las misiones mi vida cambió, me eché a llorar y recé con mi madre

168
0

Javier González García es un joven que trabaja en la sección de religión de una radio española. Su vida como hace años no era para nada como la que vemos hoy todos en pantalla. Su historia, como la de muchos jóvenes era la historia de una vida incompleta en la que la fe no jugaba ningún papel, ni para bien ni para mal. La madre de Javier que si que siempre tuvo una fe profunda le invitaba en ocasiones a que se acercara a la Iglesia, pero él insistía en hacer su vida de joven, con su círculo de amigos, sentía de alguna forma que no necesitaba para nada tener que ir a misa ni mucho menos, él con su mundo tenía más que suficiente.

La presencia de la Virgen aunque no pudiera atención en esa época de su vida siempre le acompañó. En su cuarto siempre estaba presente un cuadro de la Virgen que su madre le regaló y que más adelante tendría todo su sentido. Pero un día su vida cambió a través de un correo electrónico de su madre. “Me llegó un correo electrónico de mi madre el que invitaban a jóvenes a ir de misiones a Córdoba, mi madre claro me insistía mucho en que llamara y me informara pero a mí me parecía una locura”, explica Javier. De ninguna de las maneras se le había pasado ni un minuto por la cabeza ir a un lugar como ese de una actividad en la que no conocía a nadie y que además era religiosa.

Pero en Nochevieja su madre seguía insistiendo para que fuera. En la fiesta del 25 aniversario de sus padres y después de la misa, allí estaba una de las madre de las chicas que organizaban aquellas misiones. Ya que a su madre no le hacía caso, la mujer insistió a Javier que por lo menos contactara con su hija y alguna de las chicas que lo organizaba y por lo menos se informara ya que la fecha estaba ya cerrada y llegaba tarde al viaje. Esta vez si que accedió a informarse sobre este viaje aunque fuera para que ya no le insistieran más con el mismo tema. Casualidades de la vida o mejor dicho, la propia providencia que actúa en el momento adecuado, uno de los chicos que iba a las misiones no podía ir ese día y había una plaza libre para Javier.

Aquella chica le empezó a contar lo que se hacía en estas misiones: todas las mañanas se rezaba, se iba a misa, cuidaban de ancianos, iban al colegio a jugar con los niños, por las tardes iban tocando a las puertas para ver si las personas del pueblo necesitaban ayuda. Javier siempre pensaba que ir a este viaje era una locura, no pensaba hacer todo esta lista de cosas que le estaban contando. Con esa misma sensación de indiferencia por todo lo que le estaban contando al día siguiente pensó en llamar al chico que no podía ir al viaje para por lo menos quedar bien y que de alguna forma la situación se cerrara sin más compromiso. Al llamar al chico le dijo: “Vente, que yo tampoco conozco a nadie y sino aquí no tendría más plan que estar bebiendo cerveza”.

Este viaje fue el comienzo de un despertar en la fe de Javier que no tenía planeado y que le cambió la vida y le hizo acercarse al Señor de una forma preciosa.

¡No te pierdas el final de este testimonio de conversión y de cambio de vida que te emocionará!

 

Síguenos en: Facebook

Twitter

 

 

 

 

 

(168)

TU DONACIÓN HACE POSIBLE EL SOSTENIMIENTO DE MATER MUNDI

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies