1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Jueves, fiesta de Sta. Brígida, religiosa, patrona de Europa.- 23-07-2020

Jueves, fiesta de Sta. Brígida, religiosa, patrona de Europa.- 23-07-2020

49
0

“Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada”

Evangelio según S. Juan 15, 1-8

Dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí, lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado; permaneced en mí y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».

 

Meditación sobre el Evangelio

L a única fuente de vida verdadera es Jesús. Lo mismo que la cepa posee una savia que comunica a los sarmientos, lo mismo Jesús con nosotros. Sus ideas son las que dan vida divina, su contacto de amigo, de maestro, de hermano mayor. Estar unidos a él, con fe en las palabras de su boca, con fe en el calor de su corazón, con amor sediento…, permite una corriente vital de Dios a nosotros que pasa por él.
El fruto que busca el Padre es la caridad. Si somos amor, si nuestra savia es amor, nuestros racimos son caridad. Racimos de favores que hacemos, de consuelos que proporcionamos, besos y gozos en racimos. El Padre obtiene hijos preciosos que le recrean con su vista generosa y preciosa, con su aroma y sabor de moscatel. Así lo ha enseñado Jesús en todo el evangelio, y este amor es la nueva alianza. Amor mutuo entre los hombres, amor filial con el Padre, esperanza amorosa, ese es «el mandamiento», «los mandamientos», «su palabra», y ahora «su fruto».

Hombres que se asignan a Cristo, pero no dan fruto, son malos sarmientos. Cuántos figuran con Jesús que no rinden los frutos del evangelio. Pegados están a Cristo, pero no cuelgan de sus manos favores a los prójimos, generosidades con el pobre, ayudas al hermano, afectos a los hombres. El Padre los arrancará, los apartará para siempre de Jesús: «Id malditos al fuego eterno, porque tuve hambre…». Pésimos sarmientos que en vid tan generosa fueron tan mezquinos.
Al cristiano que rinde su fruto correspondiente, trabájalo el Padre, cuídalo, para que más y más le dé cosecha, más abundante, más exquisita, vino preferente, caridad de más grados.
La doctrina del Maestro recibida con fe y con prontitud sencilla, realiza una limpia en el sarmiento, una disposición en el hombre para lograr más rica vendimia. Las palabras de Jesús ponen a punto al cristiano para mayor producción; ora limpia el Padre, con sus dedos, con sus ilustraciones, con sus pruebas; ora limpia la palabra del Maestro recogida con fe simple y ardiente.
Permaneced en mí. Esta amistad, esta adhesión, esta fe, conservadla; perseverad conmigo, manteneos en mi palabra, en mi esperanza, en mi amor. Lo mismo que yo hasta el fin me he mantenido con vosotros, a vuestro lado, amándoos, cuidándoos, pensándoos.

El que se mantiene firme con Jesús, el que recibe y sostiene sus ideas, tanto lo amará el Padre que cualquier cosa que pida se la dará. Expone la razón: Porque toda la gloria del Padre consiste en que produzcamos la caridad que proclama Jesús. Ser discípulos suyos es incorporar sus ideas, transformarse en ellas; entonces, besos que Jesús da al Padre, yo los doy; esperanzas suyas en el Padre, yo las tengo; caricias a los niños, a los pobres, a los pecadores, a los míseros… son mías; dádivas por todos mis poros, generosidades, misericordias, remedios que brotan de mis manos, regalos que cuelgan de mis brazos, sarmientos son cargados de fruto.

Que produzcamos mucho fruto, ése que germina la savia de Jesús, producción rica de su doctrina y su Espíritu, tal es la glorificación del Padre.

(49)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies