1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Miércoles 2º Tiempo Ordinario- San Antón 17-01-2018

Miércoles 2º Tiempo Ordinario- San Antón 17-01-2018

42
0

“Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?”

Evangelio según S. Marcos 3, 1-6

Jesús entró otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Lo estaban observando, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Entonces le dice al hombre que tenía la mano paralizada: «Levántate y ponte ahí en medio». Y a ellos les pregunta: «¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?». Ellos callaban. Echando en torno una mirada de ira y dolido de su obstinación, le dice al hombre: «Extiende la mano». La extendió y su mano quedó restablecida. En cuanto salieron, los fariseos se confabularon con los herodianos para acabar con él

 

Meditación sobre el Evangelio

Todos pendientes de Él. Ordenó Jesús al paralítico de brazo que se adelantase al medio. El valor de Jesús es admirable, y ojalá que algunos le imitasen; porque es un acobardamiento general lo que reina: «No temáis a los que pueden matar al cuerpo…», «quien busca su vida la perderá…», «quien se avergonzare de mí y de mi doctrina ante los hombres, yo me avergonzaré de él ante mi Padre cuando viniere con todos los ángeles». Les pregunta: ¿Es lícito curar en sábado?, ¿trabajar el médico, el practicante?

¡Tanto devocioneo e hipocresía con el santificar las fiestas, y tanta bilis contra el prójimo; aquí contra Jesús que vela por el prójimo! Avistó su malignidad, les leyó sus imaginaciones oscuras. A su pregunta no contestan; tendrían que darle la razón y no quieren. Tanta obcecación provoca la ira del Hijo de Dios; es la reacción ante el momento diabólico. A la par le causó tristeza; tristeza muy compleja: por ellos, pues se precipitaban a la perdición; por otros, a quienes arrastrarían contagiándoles de su perversidad; tristeza porque se hacía, también, triste su misión con tanto encontronazo y golpe bajo.

No se detuvo y realizó la curación. ¿Los convenció el milagro? Nada convence, al que no se quiere convencer. Cuando al egoísta se le solivianta el amor propio, antes se le romperá la cabeza que reconozca la verdad. No aman la verdad los que repudian el amor. «Se concertaron con los herodianos para matarle». Porque enseñaba que se curase al hombre en cualquier día y hora que lo necesitase, porque era antes el bien del hombre que toda ley, porque no soportaba dejar a un hombre un día más con su parálisis. Porque enseñaba con obras y palabras la caridad por encima de todos los preceptos, determinaron matarlo.

Ojalá que la historia no se repitiese.

(42)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies