1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Sábado 6º de Pascua.- San Justino 1-06-2019

Sábado 6º de Pascua.- San Justino 1-06-2019

125
0

“En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará”

Evangelio según S. Juan 16, 23b-28

Dijo Jesús a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente. Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre».

 

Meditación sobre el Evangelio

L es habla Jesús con tanta ternura… Se está despidiendo y quiere dejarles bien sentado que aunque Él se vaya, no se quedarán desamparados, que podrán pedir al Padre en su nombre y su petición será atendida, para alegría suya y que, en adelante, ya no les hablará en parábolas.Para los que no están en plano de arriba, hay que hablarles con lenguaje de abajo; éste es impotente para referir lo otro, y hay que andar formando símiles y comparaciones para esbozar algo. A personas que apenas poseen el Espíritu no se les puede hablar de mil cosas, porque no entienden; hay que dar muchos rodeos, semejanzas, comparaciones, para que comprendan a medias o se armen un lío.

Pero cuando conversas con alguien del Espíritu, le hablas directamente, porque dispone de una percepción tan a tono, que rápidamente te atiende. No ha salido la palabra de tu boca y ya comprendió. Las palabras insuficientemente relatan; mas en ellas flota un abundantísimo y variado sentido que al punto capta el espiritual que escucha. A otro que estuviera presente le resultaría un embrollo, un acertijo, expresiones inexpresivas. Ocurre que hay un lenguaje del Espíritu al que la lengua presta únicamente un hilo para soporte.

En esa época, cuando estemos llenos del Espíritu, seguiremos con Jesús, porque Jesús es siempre necesario como la cepa al sarmiento. Pedir en su nombre es estar arraigados en él cuando pedimos. Por añadidura, experimentaremos el amor que el Padre nos profesa. Arde el Padre en amor nuestro hasta el punto de que no necesita Jesús interceder, pues los ojos al Padre se le van hacia nosotros y sus manos a abrazarnos.

Tan uno somos con Jesús que, como por Jesús no se intercede, por nosotros se derrite el Padre. ¡A tan hijos suyos llegamos, delicia de su corazón!
Todo esto porque permanecisteis en mí y os enlazasteis con mi vida y mi doctrina, hasta estar compenetrados vosotros y yo, como sarmientos y vid, como tronco y miembros; como la Trinidad, dirá después.
Bienaventurada aquella hora en la cual Jesús salió del Padre para bajar al mundo. Más bienaventurada ésta, porque toda la obra se ha culminado y él entra en su Gozo, cuando deja el mundo y vuelve al Padre.

(125)

DONA AHORA
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies