1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Domingo 28º Tiempo Ordinario 15-10-2017

Domingo 28º Tiempo Ordinario 15-10-2017

61
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

“Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda”

Evangelio según S. Mateo 22, 1-14

Volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo diciendo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda”. Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda”. Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?”. El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los servidores: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos”»

 

Meditación sobre el Evangelio

El Padre celestial preparó la boda de su Hijo. ¿Qué novia le había elegido? Con lo que le ama ¿qué novia parecerá bastante? Escogió a la humanidad. Con traje campero baja el Hijo de Dios a la tierra de su prometida; vestido de aldeano (de hombre) a encontrar a la aldeana.
Maravilloso y real casamiento, en que cada uno toma del otro para ponerse a la par: Dios toma del hombre y se hace hombre, ella toma de Dios y se hace Dios. Merced del Padre, gracia que ha otorgado; desde entonces llámase este don «la gracia». Hasta Cristo fue otra actitud la de Dios con la humanidad. Desde Cristo la ha querido asociar a su intimidad, introducirla en su familia, terminar su esclavitud e inaugurarla de hija. Casando al Hijo con ella, serán los dos sus hijos.

El nuevo orden que Dios instaura en la tierra, orden de amor, en que Él es Padre y nosotros hermanos y Jesús el primero. Cabeza de esta humanidad amante y divina, es como el marido, cabeza de familia. Por la intimidad y cariño, por la efusión y caricia de esta unión que inaugura el Nuevo Testamento, la Nueva Alianza, la llama Dios Alianza matrimonial. Esta boda con la humanidad se va verificando en cada persona que acepta a Jesús.
Deja el Maestro el papel de novia a la realidad de la Nueva Alianza, sin más concretar por evitar confusiones, y asigna el de invitados a todos los hombres invitados a ella.

Por medio de profetas llamó a los judíos que viniesen. No vinieron. Últimamente mandó a Juan y a Jesús (aquí se presenta en su papel de predicador, llamando, convidando, «yo digo como el Padre me encargó») cuando ya va la boda a consumarse e iniciarse el banquete, cuando ya está todo preparado para la Nueva Alianza: «Preparaos, se acerca el reino de Dios» « ya está aquí el reino de Dios» «todo está preparado, venid al banquete».La reacción fue indigna. Ni se cuidaron de atender.Pero Dios está decidido a la boda de su Hijo; la simboliza en el festín. Ya que los otros no quisieron aceptar la Alianza del amor (Nuevo Testamento – Nueva Alianza), otros querrán. A lo que fue hasta entonces un coto privado, le derribará las tapias, y a todo el mundo franqueará la entrada. Ya no solamente los judíos serán evangelizados, sino todas las naciones y todo hombre, «malos y buenos»; es decir, incircuncisos y circuncisos, paganos y judíos, cualquiera que halléis a vuestro paso, cualquiera que encontréis en los caminos y en las ciudades encrucijadas del mundo.

El cupo humano de la gloria de Dios será llenado. Las infidelidades no le arruinan, sino que al punto, con otros las remedia. Este «al punto», entiéndase a través de los siglos, breves para Dios; además de que apenas le han fallado, ya tiene a punto la solución.
Importante advertir que los que no vinieron «no eran dignos». El que no viene a Jesús, el que no viene a la caridad, es por su mal corazón; él mismo se autoelimina, «porque no era digno». En el cristianismo oficial se meten muchos a comer. A gusto está el que así hace, porque encuentra allí amigos, posición y le darán un salvoconducto de eternidad; a gusto está porque no le trae quebraderos de cabeza ni desgracias profesarse cristiano, y placenteramente se retrepa en compañía, al calor de los demás. Pero no ha hecho lo único que personalmente le atañía: Presentarse convenientemente, vestirse conforme a la boda.

Es la boda del Amor con la humanidad, la boda del hombre y la caridad; modo imperfecto de expresar el anillo que es el Espíritu que engalana el dedo como un brillante y nos ciñe el ser entero con Dios. El pensamiento de Jesús pasando a nuestro pensamiento, su sangre a nuestra sangre, su Espíritu a nuestro espíritu, su beso a nuestros labios, su latido a nuestro corazón, se denomina imperfectamente casamiento. No hay palabra mejor. Quien se presenta al banquete, es decir, quien se inserta al cristianismo y se cuela en el reino sin ese sentir evangélico, sin la caridad, es un cínico, un gamberro, que rompe la armonía de la fiesta. El rey padre da la vuelta por la sala y notando al insolente que, con su sucio corazón, descompone la alegría del festín, le aborda. Dios es fortísimo y no hay quien resista; los sujetos sin caridad comen a dos carrillos en este mundo y dentro de la Iglesia, mientras no se les presenta. Pero el día que se acerque, se quedarán ahogados de pánico: «¿Por qué no trajiste vestido de boda? Enmudeció».

Cuando Dios pregunte, se acabarán sus teorías y disquisiciones ascéticas. A Dios no se le engaña. Saben, porque lo saben, aunque no lo quieran ver, que sin caridad no se agrada a Dios. La caridad es el atavío de la novia, y sólo se admite esa tela para el traje del festín. Fue arrojado al infierno.
Pensativo Jesús, profirió en voz alta una verdad que le preocupa: Todos están llamados a esta boda, todos llamados a hijos de Dios; sin embargo, ¡cuántos serán rechazados cuando se pase revista!, porque no irán vestidos de boda. Para la boda del Amor infinito para el amor finito, la humanidad ha de presentarse acicalada cual corresponde, han de acudir los invitados vestidos de caridad. En comparación no de los muchos, sino de los todos que el cielo querría llevar, a su hermoso corazón le parecen pocos la cantidad que entrarán.

Como una seria advertencia, exclamó con sentimiento: Muchos son los llamados y pocos los escogidos.

(61)

DONA AHORA
Etiquetas: