1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Miércoles Santo 12-04-2017

Miércoles Santo 12-04-2017

84
0

«En verdad os digo que uno de vosotros me va a entregar»

Evangelio según S. Mateo 26, 14-25

Uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: “¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?”. Ellos se ajustaron con él en treinta monedas de plata. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los Ácimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: “¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?”. Él contestó: “Id a la ciudad, a casa de quien vosotros sabéis, y decidle: “El Maestro dice: Mi momento está cerca; voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos”. Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo: “En verdad os digo que uno de vosotros me va a entregar”. Ellos, muy entristecidos, se pusieron a preguntarle uno tras otro: “¿Soy yo acaso, Señor?”. Él respondió: “El que ha metido conmigo la mano en la fuente, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado!; ¡más le valdría a ese hombre no haber nacido!”. Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: “¿Soy yo acaso, Maestro?”. Él respondió: “Tú lo has dicho”.

 

Meditación sobre el Evangelio

L as tinieblas ocultan los planes malignos, los oscuros movimientos de los que debieran ser luz y haberse abierto a Luz, a la Buena Nueva, para bien del pueblo. Quieren apagarla, porque no quieren ver, embarcados en sus egoísmos, sentados en el trono del ser servidos, y no en el del amar sirviendo a todos; empapados de envidia, al ver que las gentes se iban tras la Vida (“Sabía Pilatos que se lo habían entregado por envidia” –Mateo 27, 18-). Pero «nada hay escondido que no llegue a saberse» (Lucas 12).Era Judas Iscariote uno de los Doce. Mas no basta la elección de Dios. Debe poner su pizca el hombre. Así lo indica Juan en el prólogo de su evangelio: «Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre». Para cada uno tiene Dios planes excelsos. Cada uno está llamado a ser un miembro del Cuerpo, del Cristo total, del cual Jesús es la cabeza. Todas y cada una de las células de este Cuerpo, todos y cada uno de sus miembros son importantes, necesarios, independientemente de que sean más o menos visibles.

A cada uno dota Dios de cualidades, dones que, empleados para bien de todos, nos van convirtiendo en hijos suyos dando fruto: unos producen treinta, otros sesenta y hay quienes ciento, y se va cohesionando ese Cuerpo que vamos formando. Ante los dones divinos corresponde al hombre una libre respuesta («El que no está conmigo está contra mí» -Mateo 12-), que se realiza, exclusivamente, actuando a favor o en contra del amor al prójimo, que es como se muestra el verdadero amor al Padre y a Jesús, y que constituye la señal auténtica, única e indubitable del vivir el Evangelio de Cristo («Este es el mensaje que oísteis desde el principio: que nos amemos unos a otros… Quien dice amar a Dios, a quien no ve, y no ama a su hermano, a quien ve, miente… No amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras…» -1 Juan-; “En esto conocerán todos que somos de Cristo: si nos amamos unos a otros” –cf. Juan 13, 35-), y en lo que debe desembocar la auténtica fe, según aquello de Pablo: «Fe que actúa por el amor» (Gálatas 5), o bien, «ya puedo tener fe hasta mover montañas, que si no tengo amor al prójimo, nada soy y de nada me sirve» (cf. 1 Corintios 13). Ni siquiera servirá haber hecho milagros en nombre del Señor («Pero Señor, si hicimos muchos milagros y echado demonios en tu nombre…»), de lo cual Judas también participó, al ser enviado con los demás apóstoles de dos en dos con ese poder (Mateo 10). Para los tales sin caridad Jesús es contundente: «¡Alejaos de mí los obradores de injusticias y maldades!» (Mateo 7).

El Padre puso a Judas en sus planes con los demás apóstoles viviendo junto a Jesús, en contacto directo y asiduo con él, para que se contagiase de su forma de ser, de su fe; conociese y experimentase de primera mano su amor y misericordia entrañables, su dedicarse a todos… ; para que así fuese perfilando y limando sus asperezas, abriendo más y más su corazón a la Luz; para ir pasando de su egoísmo, con sus inclinaciones y matices, al amor (que en ello consisten nuestras vidas), hasta llegar a dar frutos para el Reino desde su labor apostólica, llevando a muchos hacia Dios. Para nosotros en estos tiempos el Padre nos invita a contactar e intimar con Jesús a través de su Palabra, recibiéndolo en la Eucaristía, tratando con él en la oración, y viviendo con él nuestra vida a la luz del Evangelio viendo cómo él vivía, siguiendo su Mandamiento y los consejos encerrados en su doctrina. Pero se ve que Judas no iba aprovechando los cuidados, el amor que Jesús dedicaba a los suyos («No le importaban los pobres, sino que era un ladrón; y como tenía la bolsa, se llevaba de lo que iban echando…» -Juan 12-), y a él en particular: Lo eligió para apóstol; era el responsable y encargado de llevar la bolsa; en la última cena le lavó los pies, le dio un trozo de pan untado, le facilitó la huida -Juan 13-, y lo llamó «amigo» cuando lo estaba entregando con un beso -Mateo 26-; gestos todos para, con un delicado e inmenso amor, recuperarle del reino de las tinieblas…

Ahora le vemos entregando a Jesús por unas monedas a cambio, quedando a la espera de la ocasión propicia… Esa entrega viene de que ”el diablo se la había inspirado” (Juan 13, 2), y él, voluntariamente, había aceptado llevarla a cabo. Una vez consumada ciertamente se arrepentirá y, a pesar de todo, será el único en dar la cara ante los sumos sacerdotes y el Sanedrín, devolviéndoles las monedas y reconociendo haber entregado sangre inocente; luego, en lugar de acogerse a la misericordia divina (pues ésa es la solución para todos nuestros crímenes y pecados esperando su perdón cierto), se quitará la vida. También Pedro vivirá su traición en forma de negación abierta a Jesús por tres veces, pero llorará amargamente ante la mirada de Cristo, refugiándose en la misericordia del Padre («Desahogaos con Dios y descargad en él todo vuestro agobio y todas vuestras preocupaciones…», aconsejará en su primera carta como quien eso ha experimentado a fondo…). Si Judas hubiera reaccionado así, hoy tendríamos otro santo más en los altares.

Sabe Jesús por el Espíritu, por el contacto asiduo con su Padre en la oración, que se aproxima el momento culmen del amor a los suyos, a todos los hombres y al Padre, para realizar en plenitud el plan por Él establecido. Se le nota afectado, pero con ardiente deseo de intimidad con ellos: «Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos». «Se puso a la mesa con los Doce». Quiere dejarles sus últimas y más importantes recomendaciones antes de partir… mas la intimidad no llega a ser completa, porque Satanás está acechante para entrar de lleno (lo hará tras tomar el bocado que Jesús le ofrezca -Juan 13-) en quien ha venido abriéndole sus puertas, Judas, el traidor.
Por lo mismo, también sabe que uno de los suyos lo va a traicionar (escrito estaba -Salmo 41, 10-), y sabe quién es: “Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar”. Esta frase siembra la tristeza y una cierta duda en los corazones de los otros once, que no estando del todo seguros de cuánto sea su amor por Cristo, piensa cada uno que pueda ser él quien le traicione; pero en su limpieza y llaneza de corazón se confían como el nene a la mamá, y van preguntando uno tras otro si se trata de él… Al dejar caer Jesús la frase, vuelve a tender la mano a Judas… ¡Otra oportunidad más! No ceja Dios en ir a través de los suyos (de Jesús aquí) en busca de la oveja perdida, en busca del pecador, por si se deja coger para llevarlo sobre sus hombros.

Y todavía lanza otra frase más contundente aún para darle que pensar, por si al menos el temor a lo que le espera por seguir el camino que ha emprendido le hiciera regresar: «¡Ay del que va a entregarme!; más le valdría no haber nacido». ¡Pero, desgraciadamente, no surte efecto! Ya se hallaba libremente entregado al rey de las tinieblas, y las palabras de Jesús no penetran, sino que resbalan por su corazón. Dios es pleno amor, y no oculta la plena verdad, porque el amor obra desde la verdad, no se ciega, no se cierra a ella. Cuando ve al amado que se va gravemente descarriando, el amor se las apaña para ir ofreciendo gradualmente su mano y lograr un regreso menos traumático, pero si éste no se produjese, el fuerte amor hace que aparezca nítida de golpe toda la verdad, transparente, clara y pura, por dura que sea, de lo que ocurrirá de seguir así (“Más le valdría no haber nacido”), como último remedio que salve… ¡Pero siempre estará de por medio la libertad del hombre, aunque cada vez más disminuida para poder ver y elegir si su entrega al mal ha ido creciendo de forma sucesiva! Advierte Dios totalmente, al descubierto, de las catastróficas consecuencias que se derivarían de seguir el malo en sus obras y actitud; por parte de Él no va a quedar.

Así Jesús, que advierte a todos en distintas ocasiones en el Evangelio de a lo que lleva el no tomar y vivir su doctrina; con lo que se encontrarán de manera natural, pues habiendo sido creado el hombre para el amor, para amar, el no hacerlo continuadamente sin arrepentimiento sincero y propósito de cambio, lo irá sacando, inexorablemente, de su destino celestial. No es Dios, que agota todas las posibilidades, sino él mismo quien, al irse cerrando, se va excluyendo, no dejándole a Dios otra opción: «Id malditos al fuego eterno preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre y no me disteis de comer…». (Mateo 25). ¡Hasta estos avisos extremos llega el puro amor! ¡Así es Dios, amor de infinitos grados, que trasciende lo humano para ser más amor aún! ¡Así es Jesús, divino amor, que llega hasta dar la propia vida por rescatar a todos!¡Así van siendo a lo largo de la Historia todos los hijos de Dios, los que beben y viven la doctrina de Cristo! Cuando viendo y oyendo preguntar a los demás, Judas se sintió obligado, escondido en hipocresía lanzó su pregunta: «¿Soy yo acaso, Maestro?». No estaba en sintonía de intimidad con Jesús como para llamarle, como los demás, «Señor»; sólo alcanzó a usar un término utilizado protocolariamente también por muchos otros que no le aceptaban como Mesías Salvador: «Maestro».

(84)

DONA AHORA