1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Domingo 25º del Tiempo Ordinario. 18-09-2022

Domingo 25º del Tiempo Ordinario. 18-09-2022

105
0

“Ningún siervo puede servir a dos señores: porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero”

Evangelio según S. Lucas 16, 1-13

Dijo Jesús a sus discípulos: «Un hombre rico tenía un administrador a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando”. El administrador se puso a decir para sí: “¿Qué voy a hacer, pues mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: “”¿Cuánto debes a mi amo?”. Este respondió: “Cien barriles de aceite”. Él le dijo: “Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”. Luego dijo a otro: “Y tú, ¿Cuánto debes? Él contestó: “Cien fanegas de trigo”. Le dice: “Toma tu recibo y escribe ochenta”. Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado con astucia. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz. Y yo os digo: ganaos amigos con el dinero de iniquidad, para que cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es fiel en lo poco, también en lo mucho es fiel; el que es injusto en lo poco, también en lo mucho es injusto. Pues, si no fuisteis fieles en la riqueza injusta, ¿quién os confiará la verdadera? Si no fuisteis fieles en lo ajeno, ¿lo vuestro quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos señores: porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero».

Meditación sobre el Evangelio

Pinta a un individuo astuto en negocios. Su falta absoluta de moralidad coincide con una sagacidad singular. En su trato con los hombres emplea mañas para acabar situándose; en el momento de su ruina sabe maniobrar para escapar de la miseria.

¿Cómo maniobró? Inmoralmente, pero astutamente. Prodigó favores con dinero de otro, para beneficio propio. Su estratagema resultó. Antes de ser despedido de su cargo se había ganado amigos que le salvasen de la miseria. Supo manejar el dinero a su conveniencia terrena. Lo reconoció su señor: Era malo aquel sujeto, pero muy listo.

¿Por qué sólo los malos serán listos? exclama Jesús. ¿Por qué no sabrán sacar ventaja del dinero los buenos? Provechos celestiales de un dinero que hay que llamarlo inicuo, porque exclusivamente los inicuos hacen carrera de él.

Haced la carrera del cielo, recomienda Jesús, hacedla con dinero; sed astutos para emplearlo de forma que él os salve de vuestra mala cuenta, de vuestro desastroso balance. En el día de la cuenta vosotros, administradores de los talentos del Señor, servidores del Altísimo, quizá mereceréis ser arrojados por vuestra mala administración. Precaveos con maña, avisa Jesús. Tenedlo todo apercibido para ese momento: ¿cómo? prodigando bienes a vuestros prójimos con vuestro dinero, remediando a pobres con vuestro dinero, causando dichas con vuestro dinero; ese dinero con apellido de iniquidad lo prohijará con su apellido la caridad.

Amigos habréis adquirido en el cielo, o porque éstos allí os esperan, o porque sus ángeles os están agradecidos y sobre todo Dios que dijo: «Lo que a uno de éstos hacéis, a mí me lo hacéis». Amigos habéis adquirido, para que cuando el Señor justiciero os hubiere de arrojar, el Padre amante os haya de recibir.

Las riquezas un día faltarán, en la muerte o antes; si las empleasteis en los otros, os recogerá en su regazo la Infinita Caridad y os cuidará con riqueza inexhausta.

Verifica Dios una prueba en la tierra; nos instituye administradores a uno de mil, a otro de cinco mil, pequeñas cantidades. Uno las emplea en su medro y regodeo; otro en vestir y atender a los hijos del Señor. No fía para fondos grandes en un administrador, quien ha verificado su infidelidad en cantidades pequeñas. Las riquezas terrestres son el exiguo capital con que comprueba nuestra lealtad; el capital exorbitante es el cielo y los dones que lo inician.

Este cielo y estos dones del Espíritu son en ciernes nuestro grandioso patrimonio, nuestra heredad, lo nuestro; llamados a ser hijos de Dios, elegidos por el Padre para suyos, ser hijos y ser suyos es lo nuestro; poseerlo y con él cuanto supone, es lo nuestro. Mas Jesús manifiesta un ¡alerta!: lo que era para otros robasteis, lo que os confiaron para otros os apropiasteis; a quien roba lo ajeno, ¿no se le retiene lo suyo? infieles en lo ajeno ¿no pensáis que se os retendrá lo vuestro? Tremenda pérdida la que acredita a los que no emplean amantemente las riquezas.

Cien manzanas de fruta y ciento de oro tiene Dios en una cesta a cada mano; te confía la de fruta. ¿Repartes de ella con los otros?, te dará la de oro. ¿Guardas la fruta para ti y tú solo la comes?, no verás las de oro. Reclamarás, pues iban a ser tuyas; te reclamará Dios para sus hijos la fruta. Retuviste lo ajeno, Dios te retendrá lo que iba a ser tuyo y ya no será.

Quien se aficiona al dinero se convierte en su criado. Servidor de la codicia, no puede serlo de la generosidad; servidor de egoísmo aparente, no puede serlo de amor; no se puede ser sumidero y fuente: el sumidero traga voraz, la fuente reparte alegre. Es la riqueza un dios que exige vasallaje; los músculos tensos a su servicio y las horas, atropellando cuando haga falta el amor y, en todo caso, postergándolo. No se puede servir a Dios y a la riqueza; son antagónicos: Dios quiere amor hasta deshacer, si es preciso, la riqueza y despojándola de continuo; la riqueza quiere más riqueza hasta deshacer, si es preciso, el amor.

(105)

DONA AHORA