1. Home
  2. TESTIMONIOS
  3. Anne veía la religión como algo moralizante y anodino, hasta que fue tocada por el Corazón de Jesús

Anne veía la religión como algo moralizante y anodino, hasta que fue tocada por el Corazón de Jesús

106
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Tenía todo lo que supone necesario para llevar una vida de fe, al menos en teoría. Anne recibió el Bautismo, estudió el Catecismo, recibió la Primera Comunión y la Confirmación. Iba a misa los domingos con sus padres… Con el tiempo, empezó a ver la religión como algo simplemente moralizante, no la sentía como algo realmente vivo en su interior. Y se fue alejando. Anne recuerda que empezó a volver con más frecuencia a la iglesia por sus 2 hijas. Estaban bautizadas y asistían a catequesis. Así que se esforzó a la hora de transmitir lo que ella había recibido, aunque no lo sintiera en profundidad. Y eso, tendría su recompensa.

Fue un sacerdote de su parroquia el que vio la necesidad de que Anne recuperara el sentido trascendente de la fe. «Me hizo ver que la misa era indispensable para mi. Que tenía necesidad de ella y de vivirla de manera más participativa», afirma. Por entonces también llegó a su parroquia una pareja que le impactó. Le hablaron de Paray-le-Monial como un lugar donde se encuentra mucha gracia para vivir según el Corazón de Jesús. Poco después, le propusieron ir para participar allí en un fin de semana pastoral. Pensó que sería complicado marcharse de casa un fin de semana entero, a su marido no le iba a hacer mucha gracia. Además, tampoco sabía muy bien a qué iba allí. Finalmente fue, y vivió «la experiencia del amor de Dios por nosotros, y de su misericordia», afirma. Antes, se tuvo que despojar de muchos prejuicios, como que «la alabanza me parecía como una caricatura«, dice Anne. Descubrió lo que significa vivir la oración de alabanza y en fraternidad.

De aquel fin de semana volvió sintiéndose liberada y «como si estuviera en una nube. Quería hablar de Jesús, siendo ahora consciente que la Iglesia no estaba lejos, no era algo del pasado, que está con nosotros cada día y formamos un cuerpo». Dice Anne que fue como «un bombazo» y Jesús pasó a ocupar un lugar mucho más importante en su vida. «Me olvidé de Él, lo dejé de lado. Pero he vuelto y en mi día a día es con quien comparto y quien da sentido a mi vida«.

Cortesía de KTO TV | Traducción: Paloma G.

 

Mater Mundi es una entidad sin ánimo de lucro que se sostiene únicamente gracias a los donativos que recibe. Necesitamos tu aportación para poder seguir produciendo y ofreciendo de forma gratuita los vídeos y contenidos de nuestro canal. ¡Gracias!

¡Ayúdanos a seguir evangelizando!

Síguenos en: Facebook | Twitter | Telegram | WhatsApp

(106)

DONA AHORA