1. Home
  2. TESTIMONIOS
  3. «Nunca más sin Dios» – Testimonio de Fabiánne

«Nunca más sin Dios» – Testimonio de Fabiánne

163
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
La joven Fabiánne sufre esquizofrenia. Antes de ser diagnosticada de esta enfermedad, tuvo problemas para integrarse en el colegio, tanto en el aprendizaje como en la relación con los compañeros. No hacía amigos y se sentía sola. Lo mismo le pasaba con su entorno familiar, tampoco lograba congeniar con sus primos. Para compensar su aislamiento, empezó a salir con chicos pero reproduciendo lo que veía en su casa: «mi padre abrazaba a mi madre y yo abrazaba a los chicos; mi padre me daba un cachete, yo daba un cachete a los chicos» recuerda Fabiánne. Hasta que una de esas relaciones fue diferente. Empezó a convivir con él, conoció a sus padres y descubrió la vida familiar. «Una vida soñada» dice la joven. Incluso empezó a fantasear con la idea de casarse y el tipo de boda que quería, «si una boda civil o una boda por la Iglesia», recuerda. Ganó la boda por la Iglesia. Y, en ese momento, fue consciente de la contradicción en la que estaba viviendo, porque ni si quiera iba a misa los domingos. «En mi corazón sentía que podía hacer lo que quisiera con mi vida, pero que sin Dios no sería lo que debería ser«, explica. Y Fabiánne se dijo: «jamás sin Dios».
Volvió a la misa dominical, dejó la relación y cambió de vida, porque tampoco podía seguir gastando el tiempo y el dinero en los bares y jugando al billar. «Me convencí de que Dios me daría otros amigos», confió. Las oraciones y canciones de su infancia dejaron en ella un poso de fe que recuperó y puso al día cuando supo de su enfermedad. Ahora está contenta porque ha alcanzado una madurez humana y espiritual, ha entendido la preocupación de sus padres y su sobreprotección frente a las dificultades. Y Fabiánne ha podido comenzar un camino de sanación de sus relaciones (padres, hermanos, compañeros de trabajo) a través de la compasión y el perdón de todas las personas que sentía que le habían ofendido. Ese proceso, dice Fabiánne, «ha sido una revelación para mi».

©Mater Mundi TV

Mater Mundi es una entidad sin ánimo de lucro que se sostiene únicamente gracias a los donativos que recibe. ¿Nos puedes ayudar?

Necesitamos tu aportación para poder seguir produciendo y ofreciendo de forma gratuita los vídeos y contenidos de nuestro canal. ¡Ayúdanos a seguir evangelizando!

Síguenos en: Facebook | Twitter | Telegram | WhatsApp

(163)

DONA AHORA