1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. ¡Empuja y abre la puerta de una iglesia!

¡Empuja y abre la puerta de una iglesia!

¡Empuja y abre la puerta de una iglesia!
110
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

[Hozana.org] – Existen miles de razones para atreverse a empujar y abrir la puerta de una iglesia, y todas son absolutamente válidas, porque nos conducen a Dios. Algunas veces, cuando es posible logísticamente hablando, muchas parroquias dejan sus puertas abiertas todo el día para invitar a cada persona que pasa a salir de su rutina y detenerse a experimentar un momento de descanso durante su jornada.

Contrariamente a lo que se cree, una iglesia no sólo funciona durante las misas o celebraciones, incluso si estos momentos la hacen resplandecer de manera especial. Además, aunque este es el lugar preferido para rezar en comunidad (durante las misas, sesiones de adoración eucarística, rezos del rosario organizados por la parroquia, etc.), no debemos olvidar que también se alimenta y construye con nuestras oraciones personales: de hecho, la iglesia se va formando con esos pequeños momentos que sacamos de nuestra rutina diaria, con las penas, alegrías o esperanzas que los hombres y mujeres han ido dejando al pie de la cruz a lo largo de los años, o incluso de los siglos.

Tampoco podemos olvidar lo más importante: ¡la iglesia es el lugar de su presencia!: Él siempre está ahí, a la vez discreto y hermosamente resplandeciente. Como dijo el Papa Francisco: “Jesús está con nosotros, ¡hoy! Esta es la belleza de la Iglesia: la presencia de Jesucristo entre nosotros” (16 de octubre de 2013)

Por esto y mucho más, las puertas de las iglesias están allí ¡para abrirse a empujones!

Dicho esto, no dudemos más: entremos, visitemos y recemos en cada iglesia que encontremos a nuestro paso.

¿Sabías que nuestra oración puede ser diferente según nuestras percepciones, afinidades o estado de ánimo? Por ejemplo, dependiendo de cómo nos sintamos, podemos rezar una oración, tener un diálogo interior, quedarnos en silencio y escuchar su voz, encender unas velas, contemplar los vitrales o imágenes de la iglesia o, sencillamente, estar ahí.

¡Si!, es posible sólo estar ahí por unos minutos, sin hacer nada más que estar con Él: es posible estar ahí sólo para disfrutar de su presencia antes de volver a retomar nuestras actividades.

¿Y tú? ¿te atreves a salir de tu rutina para abrir la puerta de una iglesia y encontrarte con Cristo?

 

 

 

Tu aportación es esencial para que la familia de Mater Mundi TV pueda seguir creciendo

Ayúdanos a seguir evangelizando

Síguenos en: Facebook | Twitter | Telegram | WhatsApp

©Mater Mundi TV

(110)

DONA AHORA