1. Home
  2. VIDEOSMater Mundi TV
  3. La llamada a la vocación de Timothy: de huérfano de niño a futuro sacerdote

La llamada a la vocación de Timothy: de huérfano de niño a futuro sacerdote

90
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Timothy, seminarista ugandés de 28 años, estudia en la Universidad de Navarra con una beca de CARF. Se quedó huérfano y se crió con sus tíos. “La familia extensa es vital”. Timothy Katende, seminarista ugandés de 28 años, estudia 5º curso del Bachiller en Teología en la Universidad de Navarra y se forma con una beca de la Fundación CARF. Se quedó huérfano de madre y padre siendo niño y fue educado por sus tíos. Es el primer miembro de su diócesis Kiyinda-Mityana, que viene a España a formarse en Teología. Al desgranar su presente y su futuro, Timothy visualiza el camino que ha recorrido. Apenas al mes de nacer, perdió a su madre y con siete años a su padre, lo que hizo que tuviese que separarse de su hermano para ser criado por unos parientes en Maddu, aldea perteneciente a la diócesis de Kiyinda-Mityana. Huérfano, se crió con sus tíos: “La familia extensa es vital”. “Crecer con mis tíos y mis cuatro primos que eran más o menos de mi misma edad, me ayudó mucho. Además, en el pueblo había un buen ambiente familiar y tenía muchos amigos con los que jugaba al fútbol e iba a la escuela primaria.

Mis tíos me han apoyado mucho con lo poco que tenían, me han dado mucho cariño y sacrificio. Nunca perdí el contacto con mi hermano”, relata. Para Timothy, el papel de la familia es muy importante porque allí es donde se enseñan los valores morales y sociales: el respeto a los demás, la responsabilidad y cuidado de las prácticas culturales y religiosas. “La familia es donde uno debe sentirse más amado, respetado y apoyado. En las familias, se enseñan y se aprenden las responsabilidades y las obligaciones de cada uno”, explica. Con 13 años ingresó en el seminario menor Desde pequeño colaboraba en la parroquia como monaguillo, organizando el coro y trasladando los avisos del sacerdote a la comunidad. “Después del examen nacional para terminar Primaria, con 13 años, el párroco me habló del seminario menor que buscaba chicos jóvenes y me preguntó si me gustaría ir: ¡estaba contentísimo!”, afirma.

Superar el acceso era un paso, pero costear los estudios y el material, otro más difícil si cabe. El párroco expuso la situación en la celebración dominical y los vecinos se volcaron para ayudarle. Fue el comienzo de una andadura que prosiguió tras superar seis cursos y acceder al seminario mayor (Alokolum Major Seminary), en Gulu. Libertad y obediencia para estudiar en Pamplona “Al terminar me ofrecieron una beca para estudiar Filología Francesa: me gustaba el Derecho y los idiomas… pero yo ya tenía claro que quería ser sacerdote, quería seguir el camino que Dios había elegido para mí”. Y así fue como continuó su formación con tres años de Filosofía, otro de pastoral en una parroquia y otro más de Teología en el seminario Kinyamasika. Allí se encontraba cuando le llamaron para venir a Pamplona. “Cuando me dijeron que mi obispo, monseñor Joseph Antony Zziwa de la diócesis de Kiyinda-Mityana quería hablar conmigo, tuve un poco de preocupación. Pero luego los miedos se disiparon. Me preguntó si quería venir a Pamplona a estudiar.

Le dije que si había la oportunidad, estaba dispuesto. Lo hice con toda libertad y con obediencia”.

 

¡No te pierdas el testimonio completo!

 

Síguenos en: Facebook

Twitter

(90)

DONA AHORA