1. Home
  2. PAPA FRANCISCOAudiencias del Papa
  3. Papa Francisco: “El orante es la antena de Dios en este mundo”

Papa Francisco: “El orante es la antena de Dios en este mundo”

Papa Francisco: “El orante es la antena de Dios en este mundo”
28
0
Compártelo en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

(ACI) El Papa Francisco subrayó, durante la Audiencia General celebrada este miércoles 16 de diciembre en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano, la importancia de la oración, y de los que rezan, para extender la Misericordia divina por el mundo: “El orante es la antena de Dios en este mundo”, aseguró el Papa.

En su catequesis, el Pontífice destacó que “quien reza no deja nunca el mundo a sus espaldas”. Advirtió que la oración es un acto de Misericordia hacia uno mismo y hacia los demás, porque “si la oración no recoge las alegrías y los dolores, las esperanzas y las angustias de la humanidad, se convierte en una actividad decorativa, una actitud superficial, de teatro, una actitud intimista”.

El Papa destacó que la oración es una necesidad del creyente, “todos necesitamos interioridad: retirarnos en un espacio y en un tiempo dedicado a nuestra relación con Dios”.

Señaló que “en la oración nuestra voz y nuestro corazón se hacen corazón y voz de muchas personas que no saben rezar, o no rezan, o no quieren rezar, o están imposibilitados de rezar, y nosotros somos el corazón y la voz de esta gente que sube a Jesús, que sube al Padre”.

De hecho, “el orante reza por el mundo entero llevando sobre sus hombros dolores y pecados. Reza por todos y por cada uno: es como si fuera una ‘antena’ de Dios en este mundo. En cada pobre que llama a la puerta, en cada persona que ha perdido el sentido de las cosas, quien reza ve el rostro de Cristo”.

“Cuando rezamos”, continuó el Santo Padre, “estamos en sintonía con la Misericordia de Dios”. Asimismo, explicó que para que la oración sea sincera debe tener espíritu, un espíritu sustentado en el amor, porque “quien no ama al hermano no reza seriamente. La oración sólo se da en espíritu de amor. Quien no ama finge que reza, o cree que reza, pero no reza, porque le falta precisamente el espíritu, que es el amor”.

“Cuando un creyente, movido por el Espíritu Santo, reza por los pecadores, no hace selecciones, no emite juicios de condena: reza por todos. Y reza también por sí mismo. En ese momento sabe que no es demasiado diferente de las personas por las que reza.

Recordó que “la Iglesia, en todos sus miembros, tiene la misión de practicar la oración de intercesión. En particular tiene el deber quien está en un rol de responsabilidad: padres, educadores, ministros ordenados, superiores de comunidad…”.

Por último, explicó “todos somos hojas del mismo árbol: cada desprendimiento nos recuerda la gran piedad que debemos nutrir, en la oración, los unos por los otros. Recemos los unos por los otros. Nos hará bien a nosotros y hará bien a los demás”.

(28)

DONA AHORA
Etiquetas: