1. Home
  2. ACTUALIDADVida de la Iglesia
  3. Las seis formas de practicar e imitar a nuestra Madre, la Virgen María

Las seis formas de practicar e imitar a nuestra Madre, la Virgen María

Las seis formas de practicar e imitar a nuestra Madre, la Virgen María
11
0

(Religión en Libertad) María es modelo a seguir por donde quiera que la veamos. Pero, ¿cómo imitarla en nuestro diario vivir?, ¿cómo hacer que la vida cotidiana de un buen cristiano esté marcada por Ella?, ¿cómo podríamos vivir y asumir las responsabilidades y rutina de siempre dando a conocer sus virtudes? Uno de los principales retos que tenemos, como discípulos de Cristo, es alcanzar la santidad en las cosas sencillas y ordinarias de cada día, explica el escritor Pablo Perazzo en Catholic-Link.

Desde chico, explica, “tengo una relación de cariño muy entrañable con nuestra madre que está en los cielos. Y en estos últimos días me vengo cuestionando por la cantidad de actitudes evangélicas que nos enseña, meditando los poquísimos pasajes bíblicos en los que apreciamos cómo fue su vida”. Y de esa reflexión, nos extrae las siguientes formas de imitar a la Virgen.

1. María y el discernimiento espiritual

En primer lugar, el discernimiento espiritual para descubrir los planes de Dios. Exige vivir una docilidad ante la voluntad de Dios. La aparición del Arcángel Gabriel fue algo extraordinario (Lucas 1, 26-38). Lo usual, es que la vida está llena de signos sencillos de Dios, tal como sucedió también, en la vida de la Virgen.

El que “María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lucas 2, 19), nos enseña una actitud fundamental para el discernimiento espiritual. Vemos eso cuando recibe la visita de los pastorcitos, así como la de los reyes magos (Lucas 2, 8-20). También lo vemos cuando encuentra a Jesús en el templo, hablando con los doctores de la Ley. (Lucas 2, 41-50)

¿Cómo lo aplico a mi vida?

Exige una vida espiritual activa, dedicando algunos momentos especiales del día para la oración (el rosario, las visitas al Santísimo, la lectura de las Sagradas Escrituras, la vida Sacramental, la liturgia de las horas, el examen de conciencia, etc.).

Luego, esas actividades espirituales nos abren el corazón a la acción del Espíritu Santo, y así podemos vivir conscientes de la presencia de Dios, mientras cumplimos las responsabilidades cotidianas, como son la atención a la familia, el servicio doméstico, el trabajo, y demás preocupaciones de la vida diaria.

2. María y su confianza

En segundo lugar, la confianza humilde en los consejos de personas prudentes. Lo vemos en su relación con san José. En sueños, Dios le reveló sus planes para María, y cómo debía ayudarla para cumplir su voluntad. (Mateo 1,18-25) Ella supo confiar y ponerse en las manos de José.

¿Cómo lo aplico a mi vida?

Nosotros también necesitamos tener algunos amigos, un director espiritual, un sacerdote o religioso amigo. Alguien que nos ayude a discernir los planes de Dios, muchas veces no tenemos las cosas claras.

Todos necesitamos el consejo de personas prudentes, que nos llevan la delantera en la vida espiritual. No podemos ser autosuficientes y creer que podemos todo solos. Esto es esencial para nuestra fidelidad al plan de Dios.

3. María y la virtud de la humildad

En tercer lugar, aprender la virtud de la humildad. Es impresionante cuando María visita a su prima Isabel, y recibe un saludo tan especial (Lucas 1, 39-45). Luego, como respuesta, vemos en el “Magnificat”, un himno de la acción gloriosa de Dios en “la humildad de su esclava” (Lucas 1, 46-55).

Humildad cuando se ve obligada a concebir al Hijo de Dios en un pesebre, porque no había posada para acogerla (Lucas 2,7). No vemos en la Virgen ninguna palabra de reclamo o desesperación. Con sencillez y humildad no pierde su compostura espiritual, ni tampoco la serenidad, sabe que está en las manos de Dios.

¿Cómo lo aplico a mi vida?

Esto me hace preguntar también ¿cuántas veces reclamamos y nos hacemos víctimas por las dificultades que vivimos?, ¿cuánta veces, por cosas sin mucho sentido, perdemos el control y olvidamos esas palabras tan reconfortantes de Dios?:

“¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Y sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin permitirlo vuestro Padre. Y hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. Así que no temáis, vosotros valéis más que muchos pajarillos” (Mateo 10,29-31). ¡Confiemos en Dios y pidámosle que nos ayude a ser humildes!

4. María y su servicio a los demás

En cuarto lugar, estar siempre atento a la necesidad de los demás. Descubriendo en cada circunstancia de la vida cómo vivir la caridad. El servicio es la forma más concreta de vivir la caridad. Lo apreciamos cuando María sale corriendo al encuentro de su prima Isabel, puesto que “María se levantó y marchó deprisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel” (Lucas 1,39).

Más adelante, todos conocemos el pasaje emblemático de las Bodas de Caná (Juan 2, 1-11). Hasta que, al final de la vida de su Hijo, la vemos fortaleciendo y dándoles esperanza a los apóstoles, después de la trágica crucifixión (Juan 20,19). También, cuando estaban esperando la experiencia de Pentecostés (Hechos 2,13).

¿Cómo lo aplico a mi vida?

Haciendo un examen de conciencia. ¿Cuántas veces, por estar encerrados en nosotros mismos, preocupados solamente por nuestras cosas, dejamos de aprovechar tantas ocasiones para servir, y hacer de la vida una obra de Caridad.

No olvidemos: “El que dice que ama a Dios, pero no ama a su prójimo es un mentiroso” (1 Juan 4,20). Qué hermoso sería si además, nos esforzáramos por vivir el amor valiéndonos de nuestra creatividad. Pensando cómo alegrar la vida de los demás. Preparando, por ejemplo, un postre rico o cocinando una cena especial.

5. María y su obediencia para cumplir la voluntad de Dios

En quinto lugar, cumplir siempre la voluntad de Dios “cueste lo que cueste”. Su “hágase en mí según tu Palabra” (Lucas 1,38), no se suscribe solamente al pasaje de la Anunciación, sino que lo vive a lo largo de toda su vida. Suele ser común pensar que, obviamente, diría “sí” a los planes de Dios en cualquier momento de su vida.

¡Total… es la Virgen María… y tuvo el privilegio de ser concebida sin pecado original! Pero olvidamos que nuestros primeros padres (Adán y Eva) también fueron concebidos sin pecado original. Su fidelidad supuso la perseverancia a lo largo y ancho de toda su vida.

Sabemos todos que María no la tuvo fácil. Sufrió la persecución de Herodes (Mateo 2,13-15), el establo —ya mencionado— para el Nacimiento. Las exigencias por las cuáles seguramente habrá pasado. Tan solo conocemos el pasaje de la pérdida y hallazgo en el Templo (Lucas 2,14-52), pero sabemos que María sufrió como ninguna otra mujer.

¿Cómo aplicarlo a mi vida?

A diferencia de María, vivimos la herencia del pecado, pero siempre está en nuestras manos la posibilidad de elegir el camino de la vida, y no la oscuridad. Puede ser duro mi lenguaje, pero recordemos: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. (Apocalipsis 3, 15-16)

Lo esencial como cristianos es nuestra relación personal de amor a Cristo. “Si me amáis, cumplan mis Mandamientos“ (Juan 14,15). Pregúntate: ¿cuántas veces no cumplimos los Mandamientos porque no amamos a Cristo “cueste lo que cueste”? ¡Hasta las últimas consecuencias!

6. María nos recuerda que no hay cristiano sin cruz

Finalmente, esto me lleva a plantear una última reflexión: ¡no hay cristianismo sin cruz! María siguió a su Hijo hasta la cruz. Estuvo de pie, a los pies de su Hijo crucificado.(Juan 19, 25-27). Con un silencio elocuente, aceptó el peor sufrimiento que puede existir: ver a su hijo asesinado, colgado de una cruz.

Por ser María, ¡no la tuvo fácil! Cuando miramos una imagen, vemos su dulzura, la ternura de su mirada, la serenidad de su semblante, su mano acogedora. Pero también, está pisando la cabeza de la serpiente (Génesis 3,14-19), y tiene el corazón atravesado por una espada (Lucas 2,35).

¿Cómo lo aplico a mi vida?

Nosotros… ¿Cuánto estamos dispuestos a cargar la cruz en nuestra vida cotidiana? “El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí” (Mateo 10, 38). No pensemos solamente en situaciones extraordinarias, sino en los distintos quehaceres comunes de la vida.

¿Cumplimos nuestras responsabilidades con cariño, reverencia, generosidad, entrega?, ¿o lo hacemos a medias, dejándonos ganar por la pereza o mediocridad? Es muy fácil caer en el aburrimiento de la rutina, y “cumplir por cumplir”.

La manera como la esposa prepara la comida a su marido, cuando llega del trabajo, o al revés. El esfuerzo por darle cariño a los hijos cuando llegamos cansados de un día largo en el trabajo, y solo quisiéramos ver la televisión. La atención y preocupación que tenemos a los familiares, estando al tanto de sus problemas y dificultades.

“Perder” el tiempo, dedicándonos a escuchar personas que necesitan desahogar sus dolores y sufrimientos. Socorrer a los amigos enfermos, preocuparnos por los más necesitados saliendo de nuestra zona de confort. En fin, hay tantas obras de misericordia que podemos hacer.

Este es nuestro camino hacia la felicidad. ¡Santidad es para el cristiano sinónimo de felicidad! Cada vez que dejamos de vivir el amor, perdemos una oportunidad para ser más felices. Seamos un reflejo vivo de María Santísima y del amor de Dios.

Hagamos que nuestra familia, nuestra sociedad, nuestro mundo, sea un lugar más hermoso para vivir. ¡Que Jesucristo reine en nuestros corazones!

(11)

TU DONACIÓN HACE POSIBLE EL SOSTENIMIENTO DE MATER MUNDI
Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies