1. Home
  2. CULTURAMúsica
  3. Craig Morgan, un tema country para la Santísima Trinidad: la muerte de su hijo le llevó a la Iglesia

Craig Morgan, un tema country para la Santísima Trinidad: la muerte de su hijo le llevó a la Iglesia

Craig Morgan, un tema country para la Santísima Trinidad: la muerte de su hijo le llevó a la Iglesia
55
0

(Religión en Libertad) Son muchos los cantantes cristianos en Estados Unidos que hacen música country, pero pocos son católicos, porque el epicentro de esa música se encuentra en sureño Bible Belt [Cinturón de la Biblia]. Craig Morgan nació allí, en Tennessee. Su conversión es reciente y tiene mucho que ver con un drama, la muerte de uno de sus cuatro hijos, que dio origen a una canción de éxito. Lo cuenta K.V. Turley en el National Catholic Register:

I’ve been beat up, I been pushed and shoved, but never really knocked down.
But the pain of this was more
Than I’d ever felt before.
Yeah, I was broke.

[Me han golpeado y empujado, pero nunca derribado.
Pero este dolor ha sido más
fuerte que ningún otro.
Sí, estaba destrozado.]

En julio de 2016, Craig Morgan perdió a su hijo Jerry.

Durante un viaje familiar, su hijo, de 19 años, se ahogó en un accidente en el Lago Kentucky, en Tennessee. Ese día de julio, el dolor que sintió Morgan superó a cualquier otro dolor sentido hasta ese momento, era imposible de soportar. Sigue sin poder hablar de lo que pasó ese día.

Tres años más tarde, en julio de 2019, Morgan subió al escenario del Grand Ole Opry de Nashville. Ante un auditorio lleno a rebosar, interpretó una canción cuya letra -explicó más tarde- le vino en sueños, y que sólo puede haber sido escrita por inspiración divina. “Dios me ha utilizado para escribir esta canción“, afirma. “He sido el instrumento por Él utilizado. Es un testamento a Dios y Él se ha servido de mí para escribirlo”.

In the mornings I wake up, give her a kiss, head to the kitchen,
Pour a cup of wake-me-up and try to rouse up some ambition,
Go outside, sit by myself but I ain’t alone:
See, I’ve got the Father, my son, and the Holy Ghost.

[Por las mañanas me levanto, la beso, me dirijo a la cocina,
me tomo algo para despertarme e intento tener algo de ambición,
salgo, me siento, solo, pero no estoy solo:
sabes, tengo al Padre, a mi hijo y al Espíritu Santo.]

La canción que cantó esa noche se titula The Father, My Son, and the Holy Ghost [El Padre, mi hijo y el Espíritu Santo]. La emoción en carne viva de su letra llegó al corazón de muchos, ganándose el favor inmediato de parte de la audiencia. Sin la ayuda de una casa discográfico o una radio, la canción se situó inmediatamente en lo más alto de la lista de venta de canciones descargadas digitalmente. El video en YouTube supera los tres millones de visitas.

Lo que una buena parte del público no sabía en ese momento es que, en la Vigilia Pascual de 2017, Morgan fue recibido en la Iglesia católica, llegando al final de un viaje que Craig había iniciado con su hijo Jerry, que estaba recibiendo instrucción en la fe católica cuando murió. The Father, My Son, and the Holy Ghost habla del dolor de Morgan por la pérdida de su hijo. Pero también de esa nueva fe católica que el cantante ha encontrado.
Ha pasado un año desde esa actuación en el Grand Old Opry y Morgan habla con el Register desde Nashville, donde vive con su esposa, Karen, y su familia.

Cantando en medio del dolor

Morgan recuerda que, cuando bajó del Grand Ole Opry en medio de un caluroso y sentido aplauso, sintió que nunca más podría volver a cantar esa canción. El tema le dolía mucho. Sin embargo, su amigo Ricky Skaggs, cantante de bluegrass y miembro del Country Hall of Fame, le dijo en ese mismo instante: “Tienes que cantar esta canción durante el resto de tu vida”.

La afirmación de Skagg ha demostrado ser más una profecía que una observación, puesto que ha dado un nuevo impulso a la carrera de Morgan. Tras el éxito cosechado con la misma, firmó un contrato con Broken Bow Records. Sin embargo, The Father, My Son, and the Holy Ghost le ha dado algo más: Morgan se dio cuenta inmediatamente de la fuerza que tiene la canción en su capacidad de ayudar a las personas a lidiar con la pérdida de un ser querido, tal como le sucedió a él.

Craig Morgan, con su hijo Jerry, fallecido a los 19 años cuando se preparaba para entrar en la Iglesia católica.

“Sabes, hubiera preferido que nada de eso hubiera sucedido y que Jerry estuviera aquí”, nos dice Morgan. “Pero las cosas no son como yo quiero. Y ahora Jerry está en un lugar en el que todo lo que ocurre tiene un significado distinto”. Y añade: “Dios ha guiado todo esto“.

Cuando la canción estaba en lo más alto en las listas de éxitos, Morgan apareció en el programa televisivo Today. Cuando el presentador le preguntó sobre la naturaleza personal de la canción, Morgan respondió: “Me duele cantarla. No es un canción que me gusta cantar, pero sé que es importante que lo haga… Creo que es lo que Dios quiere que haga, así que lo hago aunque me duela“.

I cried and cried and cried until I passed out on the floor.
Then I prayed and prayed and prayed till I thought I couldn’t pray anymore.

[Lloré y lloré y lloré hasta que me desvanecí en el suelo.
Y luego recé y recé y recé hasta que pensé que ya no podía rezar más.]

Nativo de Tennessee

Craig Morgan Greer nació en Tennessee en 1964. Dieciocho años más tarde se alistó en el ejército, donde sirvió activamente durante nueve años y medio como miembro de las Divisiones Aerotransportadas 101 y 82. Luego permaneció en la reserva durante seis años y medio. Durante este tiempo en el ejército, prestó servicio activo en tres zonas de guerra.
Cuando dejó el ejército, Morgan volvió a Tennessee donde, para sostener a su joven familia, trabajó en la construcción, como guardia de seguridad y empleado en Walmart. Entonces decidió intentar  algo que deseaba hacía tiempo: contar historias cantando.

En 2000, Atlantic Records publicó el primer album de Morgan, Craig Morgan. Entró en la lista de éxitos de venta y tres de sus canciones fueron hits como singles. Su camino estaba trazado. Desde entonces, Morgan ha estado diecisiete veces en la lista Billboard de su país y seis de sus singles han alcanzado la lista de los “10 principales”. No sólo ha sido un cantante de éxito en el mundo de la música country, sino que es un artista que ha mantenido una inusual popularidad entre los fans del género. Este año va a empezar la mayor gira de su carrera.

The Father, My Son, and the Holy Ghost no sólo ha dado un nuevo impulso a la carrera de Morgan, sino que ha transformado su vida. “Cuando Jerry murió”, reflexiona Morgan, “yo no era católico, no formaba parte de la Iglesia de Dios. Creía que así es como Dios quería que fueran las cosas”.

El viaje del cantante hacia la Iglesia se debe, en gran parte, a su esposa, Karen. Ella estudiaba teología cuando conoció a Morgan y ha seguido siendo una firme estudiosa de la fe cristiana a lo largo de sus 31 años de matrimonio. A mediados de la última década, esos estudios la llevaron a la Iglesia católica, lo que confundió a Morgan, que a menudo le decía a su esposa que, en temas como la devoción a la Virgen María o la composición de la Biblia, la postura católica era, sencillamente, “errónea”.

Craig, con su esposa Karen, en una ceremonia de los Country Music Awards.

para refutar el modo de pensar de su esposa, empezó a estudiar todas estas temáticas católicas. Fue entonces cuando descubrió, respecto al número de libros que conforman la Biblia, que la postura católica seguía siendo la misma desde hacía 1.500 años, muy anterior a la de Martín Lutero. Fue entonces cuando Morgan se preguntó: si los católicos tenían razón en esto, ¿en qué más tenían razón?

Desde su entrada en la Iglesia, Morgan intenta ir a misa cada día. Lucha por permanecer en presencia de Dios mientras realiza sus tareas diarias. Reza el rosario. “San José es mi santo”, dice con una sonrisa. Tal vez sea normal que vea en el Santo Patriarca un modelo y una fuente de ayuda. Su antigua desconfianza protestante respecto a la Virgen ha desaparecido por completo. Ahora se refiere a ella como el auxilio que ha tenido en estos años desde la muerte de Jerry; ha pedido su intercesión, ha sido para él “el oído de Nuestro Señor”.

La misión a través de la música

Para Morgan, su misión es ayudar a los demás. Sin duda, al hacerlo, se ayuda a sí mismo a sanar. Cuando se le oye hablar de su deseo de ayudar a los demás es evidente que esto no es algo nuevo para él. Y cuando se le pregunta sobre un incidente de hace unos años, es reacio a hablar de ello, y esto es indicativo del tipo de hombre que es.

Dios, familia, Patria: el último álbum de Craig Morgan.

En febrero de 2011, Morgan estaba con Jerry en Dickson (Tennessee), cuando vio una casa en llamas. Morgan se precipitó hacia allí y encontró a una mujer desconsolada en el exterior pidiendo ayuda: sus dos hijos estaban atrapados dentro. Morgan entró sin dudarlo dentro de la casa y, a pesar del humo, encontró a uno de los niños. Lo cogió y lo sacó, entregándoselo a la madre. El antiguo soldado volvió a entrar una segunda vez. Encontró al otro niño, que estaba aterrorizado, y también lo sacó. Entonces llegaron los bomberos. Morgan cogió una manguera y ayudó a apagar el incendio.

Es triste que, cinco años después de estos hechos, su hijo muriera.

El 24 de enero de este año, aniversario del cumpleaños de Jerry, Morgan publicó en su página de Facebook el siguiente tributo: “Nació hace 23 años, Dios nos lo entregó. Parece que fue ayer cuando jugábamos a pelearnos en el campo o nos tumbábamos en el tejado para mirar las estrellas, llenos de amor y felicidad por todo lo que la vida nos daba. Con Jerry había más días buenos que malos, más risas que ira, más sol que lluvia. Su tiempo en la tierra influyó de manera positiva en todos los que lo conocieron. Le enseñó mucho al maestro. Porque sé que su fe en Dios era real, sé que lo volveré a ver. Hoy celebramos su cumpleaños. Gracias, Señor. Rezo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, él ve el amor que sentimos por él. Te echamos de menos”.

Sanación y esperanza

I heal a little more each day inside;
I won’t completely heal till I go home.

One day I’ll wake up and I’ll be home
With the Father, my son, and the Holy Ghost.

[Dentro de mí, cada día sano un poco más;
No sanaré totalmente hasta que vuelva a casa.

Un día me despertaré y estaré en casa
Con el Padre, mi hijo y el Espíritu Santo.]
.
Traducción de Elena Faccia Serrano.    

(55)

TU DONACIÓN HACE POSIBLE EL SOSTENIMIENTO DE MATER MUNDI

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies