1. Home
  2. EVANGELIO
  3. Sábado 12º Tiempo Ordinario 01-07-2017

Sábado 12º Tiempo Ordinario 01-07-2017

82
0

“Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano”

Evangelio según S. Mateo 8, 5-17

Al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: “Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho”. Jesús le contestó: “Voy yo a curarlo”. Pero el centurión le replicó: “Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace”. Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: “Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; en cambio, a los hijos del reino los echarán fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”. Y dijo Jesús al centurión: “Vete; que te suceda según has creído”. Y en aquel momento se puso bueno el criado. Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a su suegra en cama con fiebre; le tocó la mano, y se le pasó la fiebre; se levantó y se puso a servirle. Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él, con su palabra, expulsó a los espíritus y curó a todos los enfermos, para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: “Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades”

 

Meditación sobre el Evangelio

Este centurión es de los hombres que gustan a Dios. Abundaba en caridad y en fe; puesto que ama a su esclavo, y tan de veras, que sufre porque él sufre, conforme describe Pablo la caridad: «Gozar con el que goza, sufrir con el que sufre; en las necesidades de los hermanos entrar a la parte aliviándolas» (Rom 12, 15). Tanto le ama que, como una madre envía a suplicar por su hijo, así él por su siervo. «Estuve enfermo y me cuidaste» le recordaría Jesús en el día del juicio. Y tenía fe.

El centurión puso entera confianza en Jesús; le suplicaba que salvase a su siervo. Y Jesús se dispuso a ir con ellos. Conforme su fe, así se suelta el poder de Dios y se manifiesta el amor.Otra vez salió a la calle la caridad del centurión y la fe. No quería molestar al Maestro; sabía que no necesitaba acercarse para curar: «Señor, no te molestes…» Lo mismo que él mandaba a sus soldados, el Hijo del Padre mandaba en todas las cosas. ¿A qué molestarle trayéndolo?
Prorrumpió Jesús en júbilo; había descubierto un hombre como él quería y no acababa de encontrar en los medios religiosos más formados.
Muchos devotos, circuncisos, bautizados, consagrados, se consideran los herederos del Reino; mas no son hijos sino los que viven en fe y en caridad. Los menospreciados por desheredados de Dios, muchos están más cerca del reino, aprenderán en cuanto oigan. Estos son los que vendrán de fuera y ocuparán los puestos en el corazón del Padre; mientras los otros, los titulares, serán arrojados fuera. Irán al infierno, lugar del llanto y de la rabia.
Centro de sus trabajos evangelizadores fue la ciudad de Cafarnaún.

Se hospedaba en la casa de Pedro, allí en familia, con los esposos y parientes. La madre de la esposa ha caído enferma. Vuelve Jesús de la sinagoga y la calentura ha subido; está grave. Los de casa le ruegan que la cure. Tienen fe. Jesús les tiene amor. Para ayudarles a su fe formula un mandato categórico de intención pedagógica (¡es tan gran Maestro y se acomoda tanto a los pequeños!), imperó con energía a la fiebre. Cogió seguro de la mano a la enferma y la fiebre desapareció. Jesús lleno de amor; ellos de fe, ¿se irían llenando de amor?

En cuanto terminó el sábado a las seis de la tarde, terminaba el descanso obligatorio. La gente cargó con sus enfermos y se los llevaron a Jesús, ¡curioso espectáculo! Las familias por la calle con sus enfermos. A todos los fue curando. Deliciosa escena; los rostros de los enfermos anhelantes, los cuerpos agarrotados por la dolencia, luego de pie entre los abrazos de los suyos, el semblante del Maestro iluminado de dulzura y cariño, sus manos finas vertiendo salud, su alma gozando con el gozo de los corderos y su iniciación en la fe de una doctrina en que Dios es Padre y los hombres buenos como Él.
Los demonios trataban de perturbar aquel idilio con malintencionados elogios, y Jesús los silenciaba. La ciudad se agolpaba a su puerta. ¡Bendito Jesús, consuelo y oro, caridad andante, que por darnos bienes de cuerpo y alma «tomó sobre sí nuestra flaqueza y cargó con nuestras enfermedades»!

(82)

DONA AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies